X
cooperación >

Margallo advierte de que los “peligros” para los cooperantes en Tinduf se han “agravado” por la situación en Malí

   

LAURA CALDITO (EUROPA PRESS) | Nouakchot

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha avisado este lunes en Mauritania de que los “peligros” para los cooperantes españoles en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, que desaconsejan su presencia en la zona, se han visto “acentuados y agravados como consecuencia de la desestabilización en toda la región, por los acontecimientos en Malí“.

Tras reunirse con el ministro de Exteriores mauritano, Hamadi Ould Hamadi, García-Margallo ha explicado que la Agencia Española de Cooperación Internacional y para el Desarrollo (AECID) y las organizaciones no gubernamentales presentes en la zona han estado hablando “durante mucho tiempo para mejorar las condiciones de seguridad que permitan el restablecimiento de la cooperación” en los campamentos de saharauis en territorio argelino.

En concreto, se habló de establecer un muro perimetral para “aumentar la seguridad” y colocar “verjas en las ventanas”, así como incrementar la protección de las misiones que se desplazaran desde el campamento a otras zonas. Sin embargo, ha explicado que estas medidas “no han sido completadas”, por lo que no se puede considerar que “desde el punto de vista interno” se haya “restablecido la situación en términos de normalidad”.

En julio del año pasado el Ministerio de Asuntos Exteriores evacuó desde Tinduf a una quincena de cooperantes españoles, alegando un severo incremento de la inseguridad por la amenaza de ataques terroristas.

En octubre de 2011, fueron secuestrados en los campamentos de Tinduf los cooperantes españoles Ainhoa Fernández de Rincón y Enric Gonyalons. El grupo autor del secuestro, vinculado a Al Qaeda, los trasladó hasta Malí, donde fueron liberados en julio de 2012.

García-Margallo ha recordado que el propio Frente Polisario alertó hace un tiempo de “los peligros que se cernían sobre la zona”, peligros que “se han visto agravados y acentuados como consecuencia de la desestabilización en toda la región”, por la crisis en el vecino Malí.

AGRADECIMIENTO A MAURITANIA POR SU APOYO ANTE SECUESTROS

El ministro ha asegurado además que el Gobierno mauritano y el español mantienen una “colaboración muy estrecha” y ha aprovechado para reiterar el “agradecimiento” por su “colaboración en la solución” del secuestro de tres cooperantes españoles en noviembre de 2009 y su “disposición a ayudar al Gobierno para que no se vuelva a repetir”. Alicia Gámez fue liberada en marzo de 2010 y sus dos compañeros, Albert Vilalta y Roque Pascual, en agosto de ese año.

Preguntado por la situación de las dos españolas que fueron secuestrados en octubre de 2011, Blanca Thiebaut y Montserrat Serra, García-Margallo ha puntualizado que este rapto “no tiene nada que ver con la situación que se está viviendo” en el Sahel, ni por la zona ni por los “sujetos” que participaron en su secuestro.

El ministro ha reconocido que se trata de algo “extraordinariamente doloroso” para el Gobierno pero ha recalcado que en esta materia la norma es “la absoluta discreción”, porque lo que le “preocupa” es “fundamentalmente la situación de las personas”.

Sobre la situación en Malí, García-Margallo ha explicado que el presidente mauritano, Mohamed Uld Abdelaziz, le ha trasladado su “visión” sobre esta crisis, que consiste en la idea de que una “paz estable y duradera” en el país pasaría por “un diálogo entre el Gobierno de Bamajo y las poblaciones del norte de Malí”.

El levantamiento de los movimientos tuareg y yihadistas del norte de Malí ha hecho llegar hasta Mauritania unos 60.000 refugiados, que se concentran en la zona fronteriza. El ministro ha explicado que el Gobierno mauritano y la Unión Europea van a “estudiar la
situación” de los refugiados y los desplazados internos, porque es una “preocupación” en Europa y “para España en particular”.

COOPERACIÓN EN INMIGRACIÓN

La visita ha servido además para repasar asuntos de interés bilateral, entre los que la inmigración tiene un papel muy importante. Margallo ha destacado la colaboración del Gobierno mauritano en esta materia, que ha permitido que en los últimos meses sólo se haya registrado la salida de un cayuco con 40 personas hacia Canarias, el 28 de diciembre, que han sido devueltas a Mauritaria recientemente.

Además, han establecido un fuerte control en las zonas francas, exigiendo documentación a todos los que quieran atravesar las fronteras. Mauritania y España mantienen una importante cooperación en materia policial y de seguridad.