X
a veces soy humano>

“No es lo mismo” – Por Félix Díaz Hernández

   

Tenemos la costumbre de pronunciar términos que parecen lo mismo y no siempre lo son. La manipulación, intencionada o no, del lenguaje a todos los niveles es una trampa, una aspirina para mitigar la dureza de nuestra propia realidad. En términos populares no es lo mismo una caña que meter una caña; una sirve para pescar y la otra es un farol en términos del envite. Tampoco significa lo mismo estar borracho que tomado; en el segundo caso somos mucho más benevolentes con el beodo.

Por eso algunos disfrazan vocablos, incluso sin que hubiera llegado el Carnaval; aquello de privatizar se convierte en externalizar; recortar ahora es ajustar; cambiar las prioridades se transforma en reorientar. En el colmo del descaro blanquear dinero, si se poseen los euros suficientes de dudosa procedencia, ahora se llama regularizar.

Imagino a todos esos asesores dedicados a bucear entre los tomos de los diccionarios, de los manuales, de los convertidores informáticos de sinónimos… Sin duda debe ser un trabajo apasionante, ser parte de esa pléyade de inventores de términos que ensombrecen, difuminan la cruda verdad.

Por eso prefiero bajar a la tierra, a la gente humilde que aquí en Canarias llama a las cosas por su nombre. Y si el problema es que hay mucho espabilado, haciendo bisnes al rente de la legalidad; a esos baladrones habría que esmocharles el fotingo nuevo. Como dice el mago con sabiduría, por la humacera se sabe dónde está el fuego y estos chafalmejas deberían mandarse a mudar, que ya dura mucho la matraquilla; a ver si vamos a tener que darles una tollina. ¿Equilicual?

@felixdiazhdez