X
el fielato>

Papeles – Por José David Santos

   

Todos los que nos dedicamos a esto del periodismo andamos en una especie de limbo del que no podemos escapar porque nadie, ni los gurús de toda la vida, ni los nuevos genios, ni las empresas de comunicación más grandes del planeta atinan a decir qué hay que hacer para que la profesión, de una manera u otra, sobreviva. Y va El País y El Mundo, entre otros, y descubren que para vender más periódicos lo que hay que hacer es, simplemente, periodismo. Así, los papeles de Bárcenas han hecho que El País se saque la espina de la metedura de pata de publicar un falsa foto de Hugo Chávez agonizando. Con todo, pocos se han atrevido a poner en duda los citados papeles (otra cosa es con qué intención se han filtrado o, incluso, creado) aunque su supuesto autor, Luis el cabrón Bárcenas, ha negado la mayor. De hecho, el periódico ya ha entregado esas pruebas documentales a la fiscalía para que las analice sin revelar, por supuesto, la fuente que se las proporcionó. Al otro lado, El Mundo trata de competir con el pelotazo dado por su máxima competencia localizando a Bárcenas tomando champán mientras su excompañeros aguantan una tormenta política casi perfecta. De hecho, y honra a Pedro J. Ramírez, su director, los de Unidad Editorial no dudaron en mencionar a El País en sus informaciones que, a su vez, se basaban en investigaciones que ya habían iniciado ellos mismos. Por primera vez en mucho tiempo ambos medios compiten no únicamente desde el punto de vista de sus intereses o ideologías, sino en el plano periodístico, con matices a la hora editorializar, claro está, pero apostando por hacer lo que mejor saben. Existen otros medios como eldiario.es que también están sacando a la luz detalles exclusivos sobre todo lo que rodea al caso Bárcenas y estoy convencido de que, pase lo que pase, lo que habrá ganado será el periodismo. En el PP hay quien rechaza cualquier atisbo de realidad en todo lo denunciado. Si fuera así, también habría ganado el periodismo porque lo que sí quedará más claro es, precisamente, la verdad, esa esquiva e incómoda palabra que,a veces, el periodismo pone en valor.
@DavidSantos74