X
líneas de más > Gerardo Daniel Settecase

Perdón, Saida, no aprendemos – Por Gerardo Daniel Settecase

   

Perdona, hija, no aprendemos. Ni de los 234 muertos en una discoteca de Brasil, los cinco del Madrid Arena o los 194 en Buenos Aires, entre otros tantos casos.

Ninguna de estas tragedias nos han hecho aprender que los fuegos de artificio no pueden ser manipulados por inexpertos.

Tampoco aprendimos de que, aunque el organizador del evento sea un organismo público, ello no lo libera de cumplir las normativas de seguridad, especialmente en espacios cerrados.

Perdónanos. Nosotros elegimos a quienes decidieron trasladar este evento a un lugar cerrado sin suficientes extintores, mangueras contra incendios o unidades de bomberos y que, por obra de Dios, no acabó en una tragedia mayor si se expandía al público, o a otras candidatas y sus asistentes amontonados en una ratonera, lo que realmente es el lugar del Recinto Ferial donde ustedes conviven antes de subir a escena.

Perdónanos por no haber aún exigido masivamente explicaciones y la renuncia de responsables por los recuerdos que dejará en tu piel este Carnaval, que desnuda tres cosas: que las exigencias solo se imponen a autónomos y pymes para inaugurar un pequeño kiosco y a grandes productores y organismos del Estado se les permite cualquier abuso.

Que aún se apoltrona en su despacho quien gritó: “¡Quiten todo y sigan con la gala!”, disimulando tu padecimiento, cuando no ocultándolo hasta a los propios patrocinadores de tu alegoría, por aquello que impera en Broadway: All that jazz (El show debe seguir).

Y que la Gala de Reina ya no luce la belleza de las concursantes sino que es el arrastre por ustedes de carros estrafalarios y peligrosos, como decía el fallecido colega Paco Cansino.

Mejórate Saida. Y perdónanos. Alguna vez aprenderemos a castigar con la ley y con las urnas. Ojalá sea antes de padecer como Madrid, Brasil o Argentina.

gerardoctkc@gmail.com