X

Pérez insinúa ante Rubalcaba que frenó “muchas” censuras del PSOE

   

Perez y Rubalcaba Tenerife

José Miguel Pérez y Alfredo Pérez Rubalcaba, ayer en la sede regional del PSOE en Tenerife. / SERGIO MÉNDEZ

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Es evidente que entre los socios del Gobierno bipartito de Canarias hay dos varas de medir las consecuencias de las rupturas de los acuerdos.

Primero, la jerarquía de Coalición Canaria exigió a los socialistas que expulsaran a Alpidio Armas por haber pactado con el Partido Popular para echar a Belén Allende de la presidencia del Cabildo herreño.

Hace unos meses se tambaleó la alianza, después de que el PSOE de El Tanque cambiara la cerradura de la alcaldía. Sin embargo, AIS-CC le da ahora el bastón de mando de San Juan de la Rambla al único concejal del PP y aquí no ha pasado nada. O sí, porque el vicesecretario general insular de Coalición Canaria, Francisco Linares, se dejó fotografiar con el presidente de los populares tinerfeños, Manuel Domínguez, en el concurso de murgas del Norte.

“No me gusta este tipo de maneras de actuar en política”, resaltó ayer el secretario general del PSOE canario, José Miguel Pérez, con sereno malestar, al ser preguntado por este último episodio. “No creo que sea conveniente desestabilizar las administraciones públicas”, enfatizó en una rueda de prensa junto al secretario general federal, Alfredo Pérez Rubalcaba. “Algunos compañeros me han dicho que este es el momento de las mociones”, confesó el también vicepresidente del Ejecutivo regional. “Podríamos haber puesto en marcha muchas operaciones de moción de censura y no hemos hecho ninguna”, declaró tras valorar la “solidez” del pacto CC-PSOE. José Miguel Pérez recordó que el acuerdo de San Juan de la Rambla se firmó antes que se concretara el regional. “Quedó fuera del paraguas”, remachó. En la sede del PSC-PSOE en Santa Cruz de Tenerife, Pérez y Rubalcaba asistieron a la segunda reunión de la comisión de enlace de las dos ejecutivas. Antes, el líder socialista se entrevistó con el presidente del Gobierno canario, Paulino Rivero, a quien le trasmitió su apoyo a la estrategia de consenso.