X
SUCESOS >

La Policía confirma que los restos de la casa de Tinajo son huesos humanos

   

EFE | Las Palmas de Gran Canaria

Los restos óseos descubiertos ayer en Tinajo (Lanzarote) mientras se buscaba en casa de sus familiares a una joven discapacitada psíquica desaparecida desde hace meses son huesos humanos, según ha confirmado hoy el jefe superior de Policía de Canarias, Valentín Solano.

La Policía está pendiente de analizar el ADN para conocer si esos huesos corresponden a la joven, Verónica M.L., de 28 años, pero ya adelanta que su estado de conservación es “bastante penoso”.

Los agentes registraron la vivienda de Tinajo donde residen el padre de la joven y su madrastra al comprobar la escasa colaboración que prestaba la familia en las gestiones emprendidas para localizarla, tras la denuncia que había formulado su hermano.

La Policía encontró en la vivienda una bolsa con restos óseos -que ahora se confirman como humanos- y arrestó a tres personas: al padre de la desaparecida, a su actual pareja y a una hija de esta.

El jefe superior Valentín Solano ha confirmado hoy a la prensa que, en las últimas horas, se ha practicado una cuarta detención: la de otro hijo de la madrastra de la joven desaparecida.

El alcalde de Tinajo, Jesús Machín, explicó ayer que la joven desaparecida fue atendida mientras fue menor de edad por los servicios sociales, porque se sospechaba que sufría malos tratos.

Relató que, de hecho, él mismo pidió a la Policía Local en 2001 que hiciera un informe sobre su situación, tras verla muy temprano por la calle llevando un sacho (azada).

El hermano de Verónica M.L. denunció su desaparición en diciembre, tras intentar repetidamente, aunque sin éxito, localizarla para resolver los trámites de una herencia.

La Policía ha declinado ofrecer más detalles que los revelados hoy por el jefe superior de Canarias, ya que el Juzgado de Instrucción número 4 de Arrecife ha declarado secretas las actuaciones.

Fuentes de la investigación han indicado a Efe que la bolsa con los huesos fue encontrada en un lugar que el denunciante (el hermano de la desaparecida) pidió a la Policía que inspeccionara: una gran grieta existente entre la parte nueva y la vieja de la casa, donde según su versión, su padre les escondía a él y a su hermana de niños cuando llegaban los servicios sociales.