X
suministro eléctrico >

Red Eléctrica destina 57 millones de euros para renovar y mantener sus activos en Canarias

   

EUROPA PRESS | Las Palmas

Red Eléctrica ha destinado durante los años 2011 y 2012 un total de 57 millones de euros para renovar y mantener los activos adquiridos en la Comunidad Autónoma de Canarias, según informó la entidad en un comunicado.

En concreto, durante los años 2011 y 2012 Red Eléctrica ha finalizado casi el 30% de las actuaciones previstas en el proyecto MAR (2011-2015) -que busca adecuar las líneas y subestaciones de la red de transporte insular, adquiridas por la compañía en el 2010, a los estándares de calidad de sus infraestructuras de la península-, lo que supone una inversión de 40,5 millones de euros, de un presupuesto total de 150 millones.

Además, la compañía ha invertido 16,5 millones durante este periodo en el plan de mantenimiento específico para la red eléctrica canaria, lo que hace un total de 57 millones en estos dos años.

Así se lo informó el presidente de Red Eléctrica de España, José Folgado, a la consejera de Empleo, Industria y Comercio de Canarias, Francisca Luengo, durante un encuentro entre ambos para presentar el balance de los dos primeros años de actuaciones del MAR.

Este proyecto se complementará con la construcción de las infraestructuras eléctricas recientemente aprobadas por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, que buscan resolver las principales deficiencias eléctricas de las islas de Gran Canaria, Tenerife y Fuerteventura.

Asimismo, este programa extraordinario servirá de puente entre la suspensión de la planificación anterior, según el Real Decreto Ley 13/2012 de 30 marzo, y la nueva planificación prevista para el periodo 2014-2020, actualmente en trámite administrativo.

De esta manera, Red Eléctrica continúa con una senda de inversiones en la red de transporte canaria, ya que el 30% de los 1.000 millones de euros totales de este programa se destinarán al archipiélago.

SOLUCIONARÁN LAS DEFICIENCIAS EXISTENTES

Con todo, la compañía señaló que estas nuevas infraestructuras solucionarán tanto las deficiencias existentes en la red de transporte como la excesiva concentración de conexiones en las subestaciones de las zonas de mayor consumo eléctrico, circunstancias que comprometen gravemente la seguridad de suministro y la de los subsistemas eléctricos de Canarias.

En Gran Canaria se reconfigurará la red de transporte de la subestación de Jinámar, de la que depende el suministro de la zona norte y metropolitana, que evacúa cerca de la mitad de la generación instalada en isla. Además, la mayoría de las líneas de evacuación de esta subestación discurren en sus primeros kilómetros por el mismo corredor, cruzando todas ellas por encima de la autopista de entrada a la capital.

En este sentido, con el fin de minimizar la vulnerabilidad y criticidad de esta zona, se construirá la nueva subestación de Sabinal y la nueva línea de doble circuito, 220 kilovoltios (kV), que conectará esta subestación con la línea Barranco de Tirajana-Jinámar, además de cuatro líneas de conexión de 66 kV.

MEJORAR LA SEGURIDAD DEL SUMINISTRO EN LA ZONA METROPOLITANA

Mientras, en Tenerife, las nuevas infraestructuras van dirigidas a mejorar la seguridad del suministro en la zona metropolitana, en la capital y en la zona norte de la isla, que actualmente dependen de la subestación de Candelaria. Una avería en esta subestación compromete gravemente la seguridad de suministro de la principal zona de consumo eléctrico de la isla.

Para ello, se construirá la subestación de Caletillas y dos líneas de 220 kV, Candelaria-Caletillas y Caletillas-El Rosario, y se repotenciará a 220 kV la línea Buenos Aires-Candelaria. Además se construirán las subestaciones correspondientes, El Rosario y Buenos Aires y una línea de 66 kV entre El Rosario y Geneto.

FUERTEVENTURA

Por su parte, el refuerzo de la red de transporte en Fuerteventura se realizará en el sur de la isla, zona que concentra el mayor núcleo turístico y el 40 % de la demanda eléctrica insular.

Actualmente el suministro de la zona sur depende de una sola línea de 66 kV y unos 75 km de longitud, desde la central térmica de Las Salinas hasta la actual subestación de Matas Blancas.

La gran distancia entre la generación y el consumo dependiendo de un simple circuito de 66 kV pone en riesgo el suministro eléctrico de la zona, además de que un posible corte en la demanda provocaría un desequilibrio generación-consumo cuya inestabilidad podría ocasionar un cero eléctrico en todo el sistema Lanzarote-Fuerteventura.

La construcción de la línea de doble circuito desde Puerto del Rosario hasta Gran Tarajal y Matas Blancas, de 132 kV, junto a las nuevas subestaciones de Gran Tarajal y Matas Blancas (132 kV) resolverá la falta de capacidad y extrema vulnerabilidad del suministro eléctrico de la zona.