X
PUERTO DE LA CRUZ >

La tertulia recupera su lugar

   

Bar Dinamico tertulias

Confluían distintas percepciones políticas, pero siempre reinaba la tolerancia. / DA

LUIS F. FEBLES | Puerto de la Cruz

Se respiraba un ambiente de tolerancia y de aires ilustrados que hacían de la sobremesa o las noches un espacio idóneo para el debate entre coetáneos.

Como si se tratara de un congreso costumbrista, fresco y sin veto, reconocidos profesionales portuenses daban rienda suelta a su visión integral del panorama político internacional, nacional y local. Las fotos en blanco y negro rememoran una parte fundamental de la intrahistoria de la ciudad: las famosas tertulias del Dinámico, divididas en la Cámara Baja y Cámara Alta.

Se trataba de distendidas charlas, que a finales de la década de los 50 y principios de los 60 hacían del concurrido rincón portuense una ineludible cita para el encuentro social.

Tomando como referencia esta conocida costumbre de antaño, la empresa concesionaria que gestiona el centenario restaurante musical Dinámico, promueve la recuperación de las dos históricas tertulias. Así, el pasado jueves comenzaron los debates de la Cámara Baja con la participación de Ricardo Oliva, Antonio Moya, Lucas Balboa, Paco Acevedo y John Lucas, en las que se debatieron temas relacionados con los carnavales, los de antes y los de ahora.

La Cámara Alta se reunirá el próximo 14 de febrero y contará con la presencia de representantes de las diferentes formaciones políticas presentes en el Puerto de la Cruz, que darán su particular visión de la primera ciudad turística de Canarias.

Bar Dinamico tertulias

Se guardan muchos recuerdos de la época dorada, que coincidió con el auge del turismo. / DA

Para conocer un poco más de su historia, el exalcalde y periodista Salvador García, aporta una serie de datos esenciales para dar luz a la verdadera esencia de las tertulias del Dinámico. “Eran charlas frescas entre amigos que surgían de forma espontánea, sin cita previa, en el marco de un referente ineludible para la ciudad que es la plaza del Charco. Solían emerger todos los días, bien en la sobremesa o entrada la tarde para analizar las informaciones que preferentemente tenían su origen en la radio; siempre primó la pluralidad ideológica y el respeto”, señala.

En cuanto a su temática, la política internacional solía centrar la atención de la Cámara Baja, un sector integrado por reconocidos y respetados portuenses como Celestino Cobiella, Antonio Castro, Luis Castañeda, David Peláez o Pedro Cháves, entre otros.

Tal y como explica García, la Cámara Baja reflejaba un talante más popular, en el que se debatían cuestiones locales y se sentaban en lugares diferentes dentro de la cafetería. “Recuerdo que se comentaban las noticias de la radio ya que había un acceso limitado a la incipiente televisión, más si cabe, cuando el periódico La Tarde, llegaba con cierto retraso al municipio; los artículos de opinión generaban largas conversaciones y puntos de vista que eran dispares, pero siempre muy respetados”.

DECADENCIA

Pasaban los años y el proceso de consolidación era patente, pero en la segunda mitad de los 70, con el fallecimiento de algunos de sus protagonistas y la decadencia del Dinámico, se fue poniendo fin a las curiosas veladas. “Un momento clave tuvo lugar cuando me tocó, como cargo político en el Ayuntamiento de Puerto de la Cruz, cerrar y poner punto y final a la cafetería, sobre el año 85, por haber caducado la concesión administrativa”.

Aunque sea complicado recoger el testigo de los grandes actores políticos y sociales de la época, la memoria vuelva a entrar a escena para homenajear la fiel costumbre de aquella generación que tanto dio por su pueblo. Ahora, son otros los que se sentarán en unas renovadas sillas y mesas que otrora tanto dieron de si.