X

Carlos Alonso reclama más libertad para que Tenerife pueda lograr un mayor desarrollo económico

   

EUROPA PRESS | Santa Cruz

El vicepresidente económico del Cabildo, Carlos Alonso, ha reclamado más “autonomía, libertad e independencia” para que Tenerife pueda alcanzar un mayor nivel de desarrollo económico.

“No es cuestión de pedir un trato diferenciado, sino que los cabildos tengamos más libertad para decidir” porque de esta forma “tendremos más oportunidades para explotar nuestras capacidades”.

Con estos argumentos comenzó Carlos Alonso la conferencia que ofreció ayer en La Laguna, organizada por Tribuna Fórum y el Instituto de Economía y Negocios, en la que, junto con el presidente Ricardo Melchior, expuso las estrategias del Cabildo de cara al progreso socioeconómico de Tenerife.

Para Alonso, el progreso socioeconómico pasa por dar más autonomía a cuatro aspectos relevantes como son la conectividad, la acción exterior, la energía y la creatividad. En relación a la conectividad, destacó la necesidad de que Tenerife pueda decidir acerca de los horarios de los aeropuertos de la isla y el impuso del proyecto del Puerto de Granadilla. “No pedimos más recursos, sino mayor autonomía”, insistió.

Alonso señaló que para potenciar la economía insular es preciso que la costa africana también se desarrolle. En este sentido, recordó el papel relevante del proyecto ALiX, que convertirá Tenerife en “el gran intercambiador de telecomunicaciones con conexiones más rápidas y baratas a internet, al tiempo que reactivará el empleo en la isla”.

El vicepresidente económico apostó por que las renovables sean una realidad y dejar a un lado el debate sobre la extracción de petróleo, ya que el coste de la energía convencional es muy elevada en Canarias. Por este motivo, abogó por la reducción de la dependencia energética a través de la producción de energías renovables.

Esa libertad que reclama el vicepresidente económico también se centra en las personas. Para Alonso es importante ayudar a los tinerfeños a fomentar el emprendimiento, la formación y la creatividad cultural como una industria capaz de desarrollar el empleo y atraer inversiones.

ISLAS MÁS COMPETITIVAS Y FUERTES

En su intervención, el presidente Ricardo Melchior defendió el papel histórico de los cabildos y demandó una mejor adecuación de la estructura política a las necesidades de Canarias para que las islas sean “más competitivas y se fortalezca a la institución en sus competencias”.

Sobre las propuestas de modificación de las instituciones, recordó que los cabildos se sustentan en tres pilares fundamentales como son el régimen electoral (democracia directa), las competencias y su modelo de financiación.

El presidente se refirió también a la capacidad que deben tener los gobiernos locales para dar respuesta a las nuevas demandas, ideas y necesidades. “Es fundamental que los ciudadanos puedan conocer mejor las instituciones públicas, que puedan saber qué hacen, lo que gastan cómo lo gastan”, apuntó Melchior, que defendió la transparencia como el mejor “antídoto” contra la corrupción.

El mandatario tinerfeño insistió en que es importante tomar medidas que permitan construir una plataforma sólida sobre la que desarrollar establemente el bienestar de los ciudadanos, entre ellas, mejorar la competitividad de los sectores productivos con un desarrollo de las infraestructuras, creación de empleo cualificado y sistematización de la innovación, y avanzar en actividades con fuerte impacto en mejoras medioambientales.

Ricardo Melchior indicó que el Cabildo trabaja para convertirse en una economía del conocimiento, dinámica y competitiva, capaz de un crecimiento económico sostenido, acompañado de una mejora cualitativa y cuantitativa del empleo y con una mayor cohesión social.