X
Güímar >

Con cara nueva, pero sin dueño

   

El asfaltado de las calles, el nuevo alumbrado y los jardines han cambiado la cara del Polígono Industrial Valle de Güímar. / SERGIO MÉNDEZ

El asfaltado de las calles, el nuevo alumbrado y los jardines han cambiado la cara del Polígono Industrial Valle de Güímar. / SERGIO MÉNDEZ

NORBERTO CHIJEB | Güímar

La creación del Polígono Industrial Valle de Güímar se remonta al año 1973. Inicialmente, estaba previsto que se ocupara seis millones de metros cuadrados, que se quedaron en un tercio tras dejar libre el camino de El Socorro y la reserva natural de Malpaís. Actualmente la urbanización abarca unas 220 hectáreas brutas (equivalente a 220 campos de fútbol). Una de las características que singularizan este polígono frente al resto es su pertenencia a los municipios de Güímar, Arafo y Candelaria así como su convivencia con tres núcleos poblacionales: El Socorro, Playa La Lima y Playa de la Viuda.

En febrero de 2010 se firmó el convenio de las obras de remate y rehabilitación del Polígono Industrial del Valle de Güímar entre la Asociación Mixta de Compensación y los tres Ayuntamientos. Los trabajos, que han durado unos dos años, han consistido en soterrar una red de fibra óptica para mejorar los sistemas de comunicaciones, renovar íntegramente el alumbrado público incorporando a su vez nuevos sistemas de eficiencia lumínica para optimizar el consumo y ampliar la calidad de la iluminación, mejorar las redes de servicio de agua potable y el alcantarillado, repavimentar las calzadas para soportar la intensidad del tráfico rodado diario y reparar o renovar las aceras. Asimismo, se ha cambiado gran parte de las plantaciones y de la red de riego asociada.

El 10 de julio de 2012 se presentó formalmente el final de las obras, por las tres partes que componen la Asociación Mixta de Compensación: Cabildo de Tenerife, CajaCanarias y Sepes (Entidad Estatal del Suelo, del Ministerio de Fomento). La finalización de las obras supondría teóricamente el fin de la vida útil de la Asociación de Compensación, puesto que ya se han vendido todas las parcelas y naves promovidas, que acogen a diario a casi dos mil trabajadores.

“Llegó el momento en que todas las parcelas estaban urbanizadas y como ya no había nada que vender entregamos la urbanización a los ayuntamientos, tras gastarnos, que se dice pronto, 9.200.000 euros en la rehabilitación, casi un polígono nuevo”, comenta Antonio Daroca, gerente de la Asociación Mixta de Compensación.

“Hemos puesto el Polígono a disposición de los tres ayuntamientos, teniendo para ello que crear una entidad de conservación, junto a los usuarios. Ha habido muchas reuniones después de cumplir con los plazos, pero al día de hoy no está creada, porque no veo a los ayuntamientos muy interesados en recibir el Polígono. Tras presentar las obras se dio un plazo de tres meses y los ayuntamientos todavía no han dicho nada”.

Antonio Daroca recordó que en los cuarenta años de vida del Polígono se han invertido casi 40 millones de euros y que los usuarios de este, unas 200 empresas, no tienen quejas por el momento, aunque “después de 15 años se les ha subido el precio del agua, todavía menor a la que cobran los ayuntamientos”.

LOS TRES ALCALDES

“Aun falta que nos entreguen las naves, suelo y el pozo prometido”

Según Juan José Lemes, alcalde de Arafo, “los ayuntamientos están avanzando en el tema de los estatutos para la constitución de la Entidad de Conservación del Polígono, la entidad formada por los tres ayuntamientos y los empresarios para la gestión y mantenimiento del polígono. En concreto, el Ayuntamiento de Arafo inició el 29 de enero el inicio de este procedimiento mediante resolución de Alcaldía, ratificada por unanimidad en el pleno celebrado el 15 de febrero”, señala Lemes.

“La voluntad de los ayuntamientos -agregó Lemes- es seguir reuniéndose y trabajando para convertir el polígono del Valle de Güímar en un polígono de referencia, que cree empleo y promueva y dé empuje a la actividad empresarial y comercial de la zona”.

“Aún no se han entregado las naves industriales, el suelo ni el pozo de Chiguengue a los ayuntamientos. Una vez se haya hecho entrega, previa revisión por los técnicos municipales de que las obras cumplen los criterios acordados, los ayuntamientos no tienen inconveniente en asumir la recepción del polígono industrial”, afirma tanto Lemes como el alcalde de Güímar, Rafael Yanes.

José Gumersindo García Trujillo, alcalde de Candelaria, se mostró firme a la hora de recepcionar el Polígono industrial: “No hay duda, tenemos que hacerlo cuanto antes”, manifestó.

[apunte]

Daroca: “Si no lo cogen pronto, las mejoras servirán de bien poco”

Antonio Daroca Vinuesa, gerente y secretario del consejo rector y del comité ejecutivo de la Asociación Mixta de Compensación del Polígono Industrial Valle de Güímar no entiende, que siete meses después de la presentación del final de las obras de rehabilitación, y cuando había un plazo de tres meses para la recepción, los ayuntamientos no hayan constituido la Entidad de Conservación.

“Ellos -afirma Daroca- cobran el IBI y licencias de obras, pero es raro, por ejemplo ver un policía local por aquí. Pongo el cuño de que no están muy interesados, porque ellos tendrían que hacerse cargo del mantenimiento. Si no lo hacen pronto, dentro de un año, todas estas mejoras realizadas van a servir de muy poco”, comentó.

Daroca recordó que “los ayuntamientos han recibido ya una parte de fondo de maniobra económica y tienen a disposición otra cantidad para hacer frente a la conservación y recibirán también naves, un salón de actos, parcelas y un pozo muy bueno”.

“Yo voy a perder mi trabajo, pero en realidad es que ya tengo que hacer muy poco. Todas las parcelas que teníamos que vender están vendidas, ahora solo falta que se cree esa entidad de conservación”.

[/apunte]