X
El Hierro >

La crisis aleja todavía más

   

BARCO EL HIERRO

Las malas conexiones por barco y avión han sido la principal queja de los políticos herreños que justifican “el abandono”. / DA

NORBERTO CHIJEB | Santa Cruz de Tenerife

Treinta y dos por ciento de paro, menos pasajeros en avión y barco, menos pernoctaciones que el año pasado y apenas tres coches vendidos en el último mes son parámetros que hablan a las claras de que la crisis actual aleja aún más a los herreños del bienestar.

Los recortes en transportes, menos aviones y horarios poco atractivos en los barcos, han perjudicado a El Hierro en su lucha por retomar la senda del turismo tras la erupción volcánica que sacudió a La Restinga en octubre de 2011.

Pero no le echemos solo la culpa a ese factor. Los diez mil habitantes de la más pequeña de las Canarias han vivido a la sombra del Cabildo y de las administraciones públicas, y el ajuste presupuestario en éstas han traído consigo un decrecimiento económico que se ha dejado sentir en el aumento del paro y en las escasas posibilidades de encontrar trabajo, a la espera que Gorona del Viento y el turismo sostenible, por ejemplo, rebajen esa tasa del 32% de paro que es la máxima preocupación del presidente insular, Alpidio Armas, incapaz de frenar la caída de casi todos los parámetros económicos.

Parámetros negativos como las 1.286 personas registradas en situación de desempleo durante el pasado mes de febrero, solo cinco desempleados menos que en enero. Valverde contabilizó 588 personas en paro, manteniéndose, después de Arrecife, como la segunda capital de Canarias con mayor paro.

Otro dato para tener muy en cuenta es que el aeropuerto de El Hierro registró un total de 10.515 pasajeros durante el mes de febrero, 2.568 menos que en el mismo mes de 2012, donde se contabilizaron 13.083 viajeros, con 314 operaciones, por 376 en febrero de 2012, según AENA.

Ese menor tráfico aéreo, unido a la rebaja en los pasajeros de barcos, recoge un dato demoledor. Los establecimientos hoteleros de El Hierro perdieron desde 2010 un total de 3.261 clientes, año en que se alojaron en los hoteles de la Isla un total de 12.141 personas.

Desde entonces hasta hoy, los recintos hoteleros herreños han ido perdiendo clientes de manera progresiva, teniendo en cuenta que muchos de ellos, en La Restinga, estuvieron cerrados durante la crisis sísmica.

Pasado el miedo al volcán, si realmente alguna vez hubo miedo a él, solo la Bajada de la Virgen en julio puede variar de manera significativa la caída progresiva de la economía herreña.