nuevo papa>

Los jesuitas, el papa Negro y las profecías

DIARIODEAVISOS.COM | Santa Cruz de Tenerife

El nuevo papa Francisco I es el primer sumo pontífice hispanoamericano de la historia. También es significativo que sea el primer jesuita que es elegido para llevar las riendas de la Iglesia Católica.

Este último dato es bastante curioso, pues al jefe de la Compañía de Jesús también se le conoce, comunmente, como papa Negro. Esto es debido al color de las sotanas que llevan los jesuitas, en contraste con la vestimenta blanca del papa, y a que antiguamente eran una orden religiosa muy influyente y poderosa en la Santa Sede.

Para los amantes del misterio este detalle resultará curioso por las conocidas profecías del papa Negro. Nostradamus y San Malaquías son los artífices. El primero, que vivió en el siglo XVI, pronosticó que el papa Negro será el último antes del Apocalipsis: “al principio habrá enfermedades mortales como advertencia, luego habrá plagas, morirán muchos animales, habrán catástrofes, cambios climáticos, y finalmente empezarán las guerras e invasiones del rey negro”.

Del mismo modo, la Profecía de los papas, de San Malaquías, presagió que Joseph Aloisius Ratzinger sería el penúltimo de la historia y llevaría el lema de gloria olivae, la gloria del olivo. El olivo generalmente implica una referencia a la paz. Después vendría un supuesto Pedro el Romano, quien podría ser el último papa antes de la caída de la Iglesia Católica.

“Durante la persecución final de la Santa Iglesia de Roma reinará Pedro el Romano, quien alimentará a su rebaño entre muchas tribulaciones; tras lo cual, la ciudad de las siete colinas [Roma] será destruida y el Juez Terrible juzgará al pueblo. Fin.”, dice la profecía.

De esta manera, el profeta predijo que después de Juan Pablo II, vendría Benedicto XVI y que después de éste, vendría el último papa que se llamaría Pedro II.

Evidentemente, no acertó con el nombre.