X
ANDALUCÍA > CASO ERE

José Antonio Griñán comparecerá para hablar del fraude de los ERE

   

El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán. | EFE

El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán. | EFE

EFE | Sevilla

El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, pidió ayer comparecer ante el Parlamento autonómico para “contrastar” datos sobre los ERE fraudulentos y aseguró que no tiene “ningún inconveniente” en hacerlo también en las Cortes si así se solicita y lo permite el reglamento del Congreso.

En la rueda de prensa posterior a la reunión de la ejecutiva del PSOE de Andalucía, Griñán resaltó que “una vez más, para que no haya dudas” comparecerá ante la Cámara autonómica y que está dispuesto a hacerlo “donde sea necesario”, porque “esta ha sido y es la forma de actuar” de su gobierno, “aunque puede que no sea la de otros gobiernos”.

Así, recordó que ha comparecido ante una comisión de investigación y ha respondido en 12 ocasiones en el pleno del Parlamento regional, que ha debatido 466 iniciativas sobre este asunto y ha tramitado 389 respuestas escritas y 77 orales.

Tras resaltar que la corrupción es “siempre condenable, le afecte a quien le afecte” y que “ninguna corrupción puede tapar otra corrupción”, dijo, al ser preguntado si se ve imputado, que no hay “ningún argumento legal posible” que lo “justifique”.

El dirigente socialista remarcó que luchar contra la corrupción es “una empresa de todos los ciudadanos y, en particular, de los políticos”, y agregó que lo “peor” que se puede hacer es utilizar la corrupción como “arma arrojadiza” para obtener “réditos” electorales.

“Cuando se hace eso envilecemos el debate y terminamos siempre recurriendo a la insidia, la mentira y la calumnia”, avisó Griñán tras confesar que, después de escuchar las últimas declaraciones del líder del PP-A, Juan Ignacio Zoido, ha sentido ganas de recordarle algunas cosas para “situarle ante su propia responsabilidad”. Pero, añadió, “no lo voy a hacer porque no me lo permite mi sentido del honor y de la política, a la que llegué con los mismos medios y forma de vida que tengo hoy, tras treinta años de responsabilidades públicas, pero sobre todo no lo voy a hacer porque eso no restaría ni un ápice de gravedad a todas las irregularidades cometidos con fondos públicos en el llamado fraude de los ERE”.

A su juicio, de lo que se trata es de llevar “hasta el final” la depuración de responsabilidades porque “haciéndolo así, sin buscar otra cosa que la verdad, no solo se lograría condenar a los responsables, sino que se pondría de manifiesto la limpieza y la honorabilidad de la inmensa mayoría de los políticos”.

El secretario general del PSOE andaluz destacó la “conducta activa” de su Ejecutivo.