X
ON AIR > Óscar Herrera

Maneras de vivir – Por Óscar Herrera

   

El domingo tuve la oportunidad de ver por primera vez en vivo un partido del CB Canarias esta temporada en Liga Endesa. Una gozada disfrutar del ambientazo del Santiago Martín, y de presenciar en directo las evoluciones de un señor equipo como el canarista. Es cierto que la burbuja de euforia que trajo el ascenso a la máxima categoría del baloncesto español se sigue todavía palpando entre los seguidores del club aurinegro. Pero me puse a comparar sensaciones de lo que es un partido de fútbol de Segunda B en el Heliodoro y un encuentro de este nivel dentro de una liga tan potente y atractiva como la ACB. Y, sobre todo, comparé la actitud y el coraje de un equipo que pelea cada balón como si le fuera la vida en él. Y le va la vida. Sabe el jugador del Canarias que tiene que ser diferente al resto de equipos para poder jugarles de tú a tú. Y la inferioridad en nivel y en plantilla la supera a base de una ambición sin límites, y de salir cada partido a buscar la victoria tanto en casa como fuera. El CD Tenerife no demuestra esa ambición en muchos partidos. Y lo estamos viendo cada vez que juega fuera de casa. La falta de hambre en partidos como el de Getafe ya se ha repetido bastantes veces esta temporada, y es algo que no llego a entender. Parece que solo le importa salir a buscar el triunfo con decisión en el Heliodoro, y que, una vez más, deja escapar al rival con vida cuando sale de la Isla. No había excusas en Getafe: un campo grande, en buenas condiciones, ante un oponente inferior y que teme que el líder le haga un roto. Todo eso no sirve de nada si no se tiene la mentalidad de salir decididamente a por el partido, y provoca que se estén escapando puntos importantes, amparados bajo la irregularidad de unos perseguidores que un día de estos pueden terminar dando caza al CD Tenerife, si los blanquiazules siguen con esta manera de afrontar muchos encuentros. Son maneras de vivir. La del CB Canarias es atrevida, ilusionante, voraz en su apetito por conseguir el objetivo. La del CD Tenerife parece demasiado acomodada y sin arriesgar ni un ápice, aunque está dando resultados.