X
reforma del sistema electoral canario >

El Parlamento veta bajar al 5% los votos necesarios para lograr un diputado

   

Román Rodríguez (NC), junto a  Fabián Martín (PIL), en el debate del estado de la nacionalidad. / SERGIO MÉNDEZ

Román Rodríguez (NC), junto a Fabián Martín (PIL), en el debate del estado de la nacionalidad. / SERGIO MÉNDEZ

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

La reforma del sistema electoral canario, uno de los compromisos del programa de gobierno suscrito en 2011 entre CC y PSOE, tendrá que esperar. Ya hubo intentos en pasadas legislaturas, incluso una comisión de estudio parlamentaria, pero todo se ha quedado en intenciones. La última tentativa de reabrir este debate lo ha hecho Nueva Canarias (NC), que el miércoles presentó una propuesta de resolución durante el Debate sobre el Estado de la Nacionalidad, y que fue rechazada por los demás grupos de la Cámara.

El “enfado” de los partidos sin representación parlamentaria es fácil de explicar: para entrar en el reparto de diputados necesitan nada menos que un 30% de los votantes de una isla, o el 6% a escala regional, barreras que NC tacha de “antidemocráticas e injustas”. Estos criterios han perjudicado a partidos como IUC, NC o PIL, que han visto cómo decenas de miles de votos no les bastaban para entrar en la Cámara, algo que podría suceder de nuevo en próximas citas con las urnas a estas u otras formaciones políticas que aumenten su respaldo social por el creciente descontento hacia los grandes partidos debido a la crisis económica.

El miércoles, Román Rodríguez pidió al Parlamento a instar al Gobierno canario a apoyar una modificación de esta regulación rebajando “como mínimo” la barrera del 30% al 5%, para equipararla a la que se aplica con los cabildos o los ayuntamientos. Pero PP, PSOE y CC-PNC-CCN votaron en contra. Durante el debate, el portavoz del PSOE, Manuel Fajardo, argumentó que no se niegan a modificar el sistema electoral sino que en el acuerdo planteado por NC “sólo se establece un solo parámetro y además sin consenso”. Pero precisamente consenso es lo que asegura haber buscado desde el pasado año Rodríguez, pues, según ha explicado a este diario, “NC ha invitado a los demás grupos dos veces y ninguno ha respondido, pese a que todos han defendido la necesidad de esta reforma, con distinto énfasis y calado, pero claro, una cosa son las promesas electorales y otra comprometerse de verdad a hacerlo”.

El diputado grancanario considera que cambiar esta fórmula de reparto de escaños “es más necesario que nunca, porque la crisis no es solo económica sino política e institucional, por lo que hay que recuperar la confianza en la democracia, y este es el sistema electoral menos democrático del mundo; por lo que si los demás grupos no nos quieren ayudar a modificarlo, les obligaremos a retratarse ante la opinión pública”.