X
el revés y el derecho>

También depende de nosotros – Juan Manuel Bethencourt

   

Querido Juan: qué difícil dar respuesta a tu sombrío diagnóstico. Cuando no sepas el camino del deber, escoge el más difícil, solía decir Indro Montanelli cuando era consultado sobre las múltiples decisiones, algunas a vida a muerte (cosas de las guerras) que hubo de tomar a lo largo de su caudalosa carrera como periodista y agitador. Creo que en general nos ocurre en España, y en Canarias, algo similar a lo que Montanelli definía para su querido país, Italia, y es que atendemos primero a la condición del protagonista de los hechos que al hecho mismo. Y así es muy difícil avanzar. Cuando el ejercicio ciudadano, y entre ellos el político, se mide en función del interés de la propia hermandad, entonces están sentadas las bases para que el sectarismo en sus diferentes manifestaciones se haga con el control. Y luego están los estereotipos, claro.

El otro día me decía un vecino, a cuenta de las múltiples reuniones que mantengo estos días para explicar el nuevo Plan General de Ordenación de La Laguna: “Es que usted se ha metido en política en un mal momento, y además en Urbanismo, que es la cloaca de la política”. Y aunque estoy de acuerdo con semejante diagnóstico genérico a la vista de los titulares de prensa a los que aludes, debo introducir un matiz: lo importante no es la materia, sino lo que hacemos con ella, porque al final las cosas, incluida la gestión pública, serán lo que queramos que sean a través de nuestro ejercicio diario. Coincido con tu análisis, pero no creo, ni mucho menos, que estemos ante una lacra inamovible, por lo general es que pienso que nada es estático en la existencia humana. Y debo añadir que no percibo olores de cloaca en el lugar donde desempeño mi función actual.