X
ahora áfrica > Juan Carlos Acosta

El viaje de Xi – Por Juan Carlos Acosta

   

El nuevo presidente de China ha mandado un mensaje muy claro a navegantes apenas dos semanas después de tomar posesión como timonel del gigante asiático. Su primer viaje institucional ha sido a África, previa escala de trámite en Rusia, donde, además de visitar varios países, participó en la cumbre de los BRICS, acrónimo inventado por Jim O’Neill, presidente Goldman Sachs, en 2001 para referirse a las potencias económicas emergentes (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) sin que todavía nada hiciera presagiar el gran vuelco internacional al que estamos asistiendo. Y digo vuelco porque en la reunión de Durban (Sudáfrica) se han tomado decisiones muy importantes que apuntan a ese nuevo orden mundial que lleva algo más de una década gestándose a la sombra de la hegemonía tradicional de Occidente tras casi un siglo de monopolios incontestados. La nueva vía pretende crear organismos reguladores paralelos a los oligarcas FMI y BM con el fin de construir un mercado global con que liberarse de los cepos neoliberales con los que han ido cegando cualquier alternativa divisionista esas entidades apoltronadas en realidades que ya forman parte del pasado. Así de claro.

Además, parece que el perfil del nuevo mandatario chino, Xi Jimping, rompe con los arquetipos de sus antecesores con un estilo aparentemente mucho más abierto y desenfadado que puede llegar a poner rostro a ese liderazgo que estaban esperando las regiones que permanecían fuera del banquete oficial para dar salida a unas producciones cada vez de mayor calidad y precios asequibles. Dos incógnitas se abren ahora a corto y medio plazo, porque en el largo no queda otra que la armonización planetaria. ¿Romperá el nuevo bloque con el estilo neocolonial extractivo de Europa y Washington en el continente vecino para dar salida a esas civilizaciones altamente creativas, esquilmadas y ninguneadas africanas? ¿Sabrá Occidente reaccionar a tiempo para evitar un naufragio colosal cantado en la medida de que sus sistemas productivos están en gran parte ya fuera del negocio global debido a sus ratios incompetentes? Es fácil de adivinar que el estancamiento de la UE ya no solo es una cuestión de guarismos, sino de voluntades, mientras crecen las sombras chinescas.