X
el salto del salmón>

Vienen millones de Chávez – Por Luis Aguilera

   

con motivo de la publicación de la foto falsa en El País, escribí un artículo que terminaba así: “Chávez, queridos, sobrevivirá a su propia muerte. Y será mucho más Chávez como mito. Mito que esta foto instaura”. Ahora que está muerto, debo admitir que yo tenía buena parte de las luces apagadas. Los venezolanos han alumbrado una nueva e impensada realidad.

No me voy a detener en el fenómeno de masas ni a referirme a su emoción y conmoción. Y dejo de lado que la mitad aritmética de los países del mundo estuvieran oficialmente representados en los funerales de quien recibió todo vituperio: dictadorzuelo, payaso, gorila, loco, charlatán. Menos me ocuparé sobre sus detractores. Nada importan. Ay, y para qué juntar la guardia de honor que le hizo el príncipe con el “Por qué no te callas” que tanta gracia hizo. Estas jornadas están sacando a la superficie a un Chávez monumental. Cuando escribí que sobreviviría a su propia muerte, no conocía su verdadera dimensión. Chávez deja instalada una nueva ética política y crea para los ciudadanos la real pertenencia no a su país sino de su país. Ejemplo: antes el petróleo era una riqueza ajena que se iba en barco. Hoy una parte muy importante de sus rentas las reciben y administran directamente los ciudadanos a través de las misiones, esa solución sin burocracia. Chávez deja lleno de contenido el concepto de solidaridad. Ejemplo: PetroCaribe suministra a Centroamérica petróleo a precios fuera del mercado porque hay razones superiores al negocio. Y deja independencia. El Banco del Sur, el Sucre y el ALBA están operando para no seguir pagando tributo a metrópolis parásitas.

Cuando termine de hacerse visible la conciencia absoluta que tienen los nuevos venezolanos sobre sí mismos y sobre sus derechos, se entenderá por qué un gobernante puede hablar de amor, por qué en las fábricas hay aulas, por qué la Unesco y la FAO los tienen como guía; de qué se trata la igualdad, para qué se han creado 22.000 consejos populares.

Chávez no será un mito. Chávez es un movimiento. Por su iniciativa América Latina es otra. Y otra será. Afinen el oído. Se oye rumor de pueblos y banderas. Vienen miles, millones de Chávez.