X
Santa Cruz >

A vueltas con el callejero

   

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

Santa Cruz de Tenerife decidió en 2008 proceder al cambio de nombre de algunas de sus calles más significativas, modificación que obedeció a la entrada en vigor de la Ley de la Memoria Histórica en la que se impulsaba la desaparición de los nombres procedentes del franquismo. El cambio fue relevante, tanto que hay muchos vecinos que aún siguen identificando a la Avenida de Islas Canarias por Rambla de Pulido o a la arteria principal de esta ciudad como Rambla del General Franco, que ahora sólo es Rambla de Santa Cruz.

La capital tiene voluntad de ciudad turística y para ello resulta fundamental que su callejero esté actualizado para que los visitantes no se pierdan involuntariamente por la capital. Un callejero que obtenido en cualquier punto turístico está actualizado pero que, tal y como nos hizo notar un avispado lector del DIARIO DE AVISOS a través de nuestra página en Facebook, Juan Carlos Córdoba Maraña, la herramienta que se ha convertido en básica para millones de personas en el mundo a la hora de visitar una ciudad nueva e incluso la propia, el Google Maps, no tenía esa información actualizada. Este vecino se puso en contacto con la empresa para informarle sobre los errores detectados como por ejemplo las calle del Olvido (antes General Fanjul) o la de Los Sueños (General Sanjurjo). La empresa contestó agradecida por la comunicación y procedió a corregirla.

GOOGLE MAPS - ILUSTRACION SUJA13

ILUSTRACIÓN: SUJA ’13

La pregunta que se hace nuestro lector es, entonces, cómo es posible que esta información no sea actualizada por el propio Ayuntamiento, máxime cuando es una ciudad que quiere ser turística. “Es una empresa privada que cuenta con sus propios sistemas y si se hubieran dirigido a nosotros tendrían toda la información actualizada sobre el callejero de la ciudad”. Quien responde es Teresa Gómez, quizá la persona junto a la que cualquier visitante le gustaría ‘perderse’ por la ciudad puesto que, como jefa del Negociado de Población y Demarcación Territorial de Santa Cruz de Tenerife, se conoce al dedillo cada una de las calles de esta ciudad.

Explica Gómez que Google Maps “se dirigió a nosotros en 2009 para actualizar sus datos y como hacemos con cualquier particular o empresa que nos lo solicite le dimos una copia de nuestra base de datos perfectamente actualizada y sin coste alguno por ello. Desde entonces no han vuelto a dirigirse a nosotros”. “El callejero se actualiza a diario” defiende y recuerda que otras instituciones como el Cabildo de Tenerife o el Gobierno de Canarias tienen perfectamente al día sus datos de Santa Cruz porque simplemente, “se dirigen a nosotros para obtener la información”. En cuanto a Google, dice la responsable del Negociado de Población que “ellos vienen con sus coches y graban las imágenes pero luego no incorporan la información que nosotros sí tenemos”.

NUEVAS ALTAS

Ahora mismo el negociado se encuentra inmerso en la catalogación de caminos rurales en la zona de Anaga: “Se está actualizando el catastro de la zona y se han dado de alta varias casas para las que debemos introducir en el sistema el nombre del camino en el que se encuentran”. Reconoce Gómez que el trabajo del negociado en lo referente al callejero vivió su momento de más trabajo cuando la construcción estaba en pleno crecimiento: “Cuando el sector estaba en auge en zonas como La Gallega no parábamos de dar de alta nuevas calles”. Ahora, el ritmo se ha ralentizado un poco y su trabajo se centra en tramitar los nombres que se dan a plazas y calles o las altas de transversales a calles ya existentes.

DATOS DE POBLACIÓN

El Negociado de Población es el responsable de mantener actualizado el padrón de habitantes, ese que según el Instituto Nacional de Estadística (INE) dice que Santa Cruz ha perdido más de 15.000 vecinos. Gómez asegura que la información al organismo nacional se manda “en tiempo y forma” y niega que los problemas con los cambios de nombres de las calles, uno de los motivos alegados para justificar la baja de habitantes, tenga que ver con el descenso.

Gómez detalla que el problema que se encuentra su departamento está en una cuestión de procedimientos. “Por ejemplo”, explica, “antes cuando un ciudadano se iba a otra ciudad, para poder darse de alta en la nueva primero tenía que llevar la baja de la anterior. Pues bien, ahora es automático, la persona va a la nueva ciudad se da de alta y es el padrón de allí el que ha de darlo de baja aquí”. Detalla que este sistema hace que se demore la actualización y “hasta que la persona no aparezca en un solo sitio el INE no lo suma”.

Pone otro ejemplo: “Nosotros damos de alta a un ciudadano con cualquier tipo de identificación, aunque sea la que trae de su país. El INE no lo suma si esa persona no tiene la tarjeta de residencia en vigor”. “Es de locos porque yo tengo a esa persona en mi ciudad con o sin tarjeta”, añade. Cuando se le pregunta a Gómez por las notificaciones hechas por el Ayuntamiento a 2.800 familias para que actualizaran sus datos en el padrón, suspira resignada y explica que apenas han respondido 500. “La teoría es perfecta, pero la realidad es que el tratamiento de los datos en los negociados es distinto del que hace el INE y lo que ellos me piden es que yo demuestre todas las anotaciones no con mis herramientas sino con las suyas”.