X
puerto de la cruz>

Zona ‘cruising’: sexo exprés en la ciudad turística

   

Los coches apostados en la vía de acceso al parque, estampa cotidiana durante los fines de semana. | DA

Los coches apostados en la vía de acceso al parque, estampa cotidiana durante los fines de semana. | DA

LUIS F. FEBLES | Puerto de la Cruz

Basta con aparcar el coche y esperar. La noche traduce el simple lenguaje gestual en la confirmación o negación de minutos de placer y aventura con extraños del mismo sexo. Un parque o un aparcamiento son los escenarios más habituales para dar rienda suelta a la auténtica revolución de esta modalidad sexual de finales del siglo XX.

Se trata del cruising o cancaneo, una práctica sexual fugaz entre desconocidos, generalmente entre homosexuales o bisexuales, que ha situado a Puerto de la Cruz como lugar de referencia en el Norte para el sexo exprés. Su punto de localización exacto: los alrededores de la iglesia de La Paz.

Vehículos apostados en la calle y tránsitos sinuosos y observadores por el interior de las zonas ajardinadas, dibujan un panorama que tiene su franja más concurrida al despedir la luz del sol. De lunes a domingo, pero sobre todo fines de semana, este enclave que sirve de paseo familiar por el día, se convierte al caer la noche en lo que todos conocen como un área de sexo libre. Uno de los efectos colaterales de esta praxis es la ingente acumulación de preservativos usados, envoltorios y pañuelos, así como la quiebra intencionada de puntos de luz para conservar la oscuridad en estos lugares. De hecho, algunos vecinos han mostrado su malestar por una situación a la que tildan de “incómoda” y “poco pudorosa”.

El cruising no constituye un delito, pero en Puerto de la Cruz existe una ordenanza municipal de convivencia ciudadana que puede regular este tipo de comportamientos, siempre y cuando se produzca algún tipo de actitud incívica en la vía pública. En declaraciones a DIARIO DE AVISOS, el concejal de Seguridad Ciudadana del Consistorio portuense, Luis Miguel Rodríguez (PP), asegura que a día de hoy el consistorio no ha recibido ninguna denuncia por la práctica de esta actividad en la ciudad y “por lo tanto no se puede actuar hasta que no tener registrado que se produzcan comportamientos que vayan en contra de lo establecido en la ordenanza”. En este sentido, añade que “si ocurre en un coche privado, no podemos proceder mientras no afecte a los parámetros marcados por la normativa”.

Imagen de una de las zonas donde se suele practicar cruising en el Puerto de la Cruz. | DA

Imagen de una de las zonas donde se suele practicar cruising en el Puerto de la Cruz. | DA

Pese a que la mayor parte de las relaciones se llevan a cabo en el interior de los vehículos, lo cierto es que un menor volumen de personas también practica sexo en zonas oscuras y lejos de miradas ajenas, todas ellas, en los espacios ajardinados cercanos al aparcamiento.

Como dato significativo, Internet ha sustituido al boca a boca como medio para localizar un punto cruising. De hecho, ya hay páginas web donde los habituales de este práctica van dejando comentarios y lugares de encuentro para estos escarceos sexuales. Incluso, dentro del mapa homosexual y como referencia dentro de una página web, figura la urbanización La Paz, conocida como la montaña del Amor y la plaza del Mirador, en la misma zona residencial.

Se abre el debate. El punto de partida arranca desde la palabra libertad. La primera pregunta se antoja necesaria: ¿Hasta que punto la libertad personal choca con el respeto hacia la cosa pública?. En algunas ciudades españolas, el cruising se ha convertido en la auténtica presa de caza para las autoridades, que ven en este hábito una supuesta ilegalidad que se filtra por los resquicios que deja la norma jurídica.

En el norte de la Isla no es nuevo, y hasta el momento, no se ha producido ningún incidente o hecho que pueda servir de argumento para los que repudian esta modalidad sexual. En tu casa o en la calle, esa es la cuestión.

Inmediaciones de la carretera del Martiánez. | M. P.

Inmediaciones de la carretera del Martiánez. | DA

[apunte]Mapa y ruta del ‘cancaneo’ insular
El municipio portuense no es un lugar único dentro del mapa del cancaneo homosexual en el Norte de Tenerife. La playa de Los Patos en La Orotava o el acceso a la playa de El Bollullo son algunas de las zonas elegidas para poner en práctica esta modalidad de sexo libre, sin ataduras y consentido. También la capital y ciertos municipios del sur de la Isla tienen un lugar más que consolidado y que son promocionados y dados a conocer, principalmente en las páginas web.[/apunte]