X
economía >

Cada canario consumió el año pasado 33,30 kilos de papas

   

EFE | Madrid

Los canarios son, después de los asturianos, los españoles que más papas consumen al cabo del año, con un promedio de 33,30 kilos por persona, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

El año pasado, los hogares canarios consumieron 71.899 toneladas de papas, por un importe total de 61,64 millones de euros.

De acuerdo con estas cifras, cada residente en las islas se gastó en 2012 en papas 28,57 euros, a un precio medio de 86 céntimos por kilo.

Del total de consumo de papas per cápita en Canarias, 28,11 kilos corresponden a producto fresco, 1,1 kilos a papas congeladas y 820 gramos a papas procesadas.

Los hogares españoles consumieron 30,21 kilos de papas por persona en 2012, un 2,4 % más que en el año anterior

El Ministerio precisa en un comunicado que la compra de papas supuso el 1,48 % del presupuesto destinado a alimentación en las familias españolas, con un descenso del gasto en un 2,6 %, a consecuencia de la bajada del precio medio en un 5,3 %.

Los hogares en los que más se consumió este tubérculo fueron los formados por parejas adultas, con hijos mayores de 15 años o sin ellos, y ubicados en poblaciones entre 10.000 y 500.000 habitantes.

En los hogares en los que más se incrementó el consumo, sin embargo, fueron en los de jóvenes independientes, con un 11,4 % más hasta una media de 31,13 kilos.

Por comunidades autónomas, Asturias (35,86 kilos por persona), Canarias (33,30 kilos) y Murcia (32,21 kilos) lideran el consumo de papa, mientras en el extremo opuesto se sitúan La Rioja (25,19 kilos) y Castilla y León (25,57 kilos).

La papa fresca fue la más consumida, con 23,13 kilos per cápita, y registró también la mayor subida, con un 3,1 % más en 2012, aunque el gasto en ella bajó un 4 % por la rebaja del 6,9 % en los precios medios.

En particular, el Ministerio subraya la “fuerte caída” registrada en junio de 2011, que solo comenzó a recuperarse en abril de 2012.

Aumentó también la demanda de papas procesadas, con un 2,6 % más, mientras el gasto bajó un 1,1 %, por un descenso del 1,5 % en la cotización media.

El consumo per cápita fue de 1,23 kilos para esta variedad, consumida sobre todo por parejas con hijos y hogares monoparentales en ciudades de más de 500.000 habitantes.

De nuevo fueron los jóvenes independientes los que más incrementaron el consumo de papa procesada, con un 15,5 % más.

Por regiones, a la cabeza figuran Andalucía, Valencia y Cataluña.

Las papas congeladas fueron las únicas en las que descendió el consumo, con un 1,4 % menos en volumen y un 2,4 % menos en gasto.

El consumo per cápita se situó en 940 gramos.

El perfil de hogar consumidor para esta variedad va desde parejas con hijos de edad media y mayores, a hogares monoparentales en poblaciones de entre 10.000 y 100.000 habitantes, sobre todo en Andalucía, Canarias y Castilla-La Mancha.