X
CD TENERIFE >

Un conductor de primera

   

ALBERTO JIMENEZ

Alberto, antes de comenzar una práctica. / FRAN PALLERO

JUAN S. SÁNCHEZ | Santa Cruz de Tenerife

Alberto asimila con absoluta naturalidad todo lo que le ha sucedido en los últimos tiempos. Desde su debut a domicilio y su estreno en casa con gol incluido al Real Madrid C le han ocurrido muchas cosas, la mayoría de ellas positivas.

Con la misma confianza del primer día, el jugador majorero desmontó el pasado domingo al Real Oviedo en el nuevo Carlos Tartiere después de conectar un trallazo desde el centro del campo que cruzó el cielo asturiano para instalarse en las mallas de la meta de Orlando Quintana y agradecer de esa manera el regalo del portero grancanario.

Es con ese desparpajo con el que Alberto se sube semanalmente a uno de los coches de la Autoescuela Velox para mantener la misma progresión en la carrera hacia el carné de conducir que tiene en su carrera deportiva. Igual que en el fútbol, en la carretera aún es un aprendiz, pero va soltándose y tiene pinta de que todo acabará bien.

Tello Elías es su monitor. Aficionado del Tenerife, birria de nacimiento, para Tello es un orgullo poder tener a sus órdenes a un alumno tan aventajado. Componente fundador de la peña Boca Chinyero y asiduo en el Heliodoro Rodríguez López, Tello sufre desde la lejanía por la escuadra blanquiazul. Hace tiempo que no va el estadio, pero mantiene viva la ilusión de volver a ver un Tenerife grande “y con muchos chicos de la cantera”.

Bajo su supervisión ha tenido a unos cuantos ilustres, pero Alberto es uno de los más especiales.

“Albertito es un puntal, es un chico muy educado, tranquilo y noble, como buen canario” cuenta el monitor que el pasado domingo se llevó una alegría gigante cuando se enteró del golazo de Alberto. A Tello el gol también le pilló de sorpresa, en un torneo de pádel que se celebraba en el club Green Pádel, en Los Cristianos. “Había visto la primera parte en el club, pero empezó la final con mis amigos jugando y dejé de ver el partido”, reconoce Tello que andaba algo decepcionado por el juego de los de Álvaro Cervera y por la derrota momentánea en el Tartiere aunque luego, “cuando pregunté y me dijeron que ganaba por 1-2 y que Alberto había marcado desde el centro del campo, me emocioné”.

“No me lo creía porque era muy lejos”, relató el jugador blanquiazul esta semana sobre un gol que mantiene en su memoria. “Aridane fue a apretar y yo estaba solo en el medio, me llegó la pelota y no me lo pensé”, recordaba el majorero a los medios de comunicación este mismo lunes, apenas 24 horas después de que su disparo le diera tres puntos más que valiosos al Tenerife.

ALBERTO JIMENEZ

Tello Elías y Alberto, junto al coche de Autoescuela Velox. / FRAN PALLERO

BROMAS

“Yo tampoco me lo creía hasta que lo vi”, reconoció Tello que admitió que fue “un golazo tremendo” y que el martes, cuando Alberto fue a hacer su práctica bromeó con el majorero. “Le dije que había sido un churro, que le había pegado con la canilla”, afirmó el monitor del jugador majorero entre risas mientras recuerda la llegada de Alberto a la autoescuela. “Vino con Muda y luego dejó de venir porque lo subieron al primer equipo, pero ahora lo ha retomado con mucha fuerza, se ve que está motivado por lo bien que le va en lo deportivo”, advirtió Tello.

El ‘profe’ no ve ningún problema para que Alberto puede disfrutar de su carné de conducir este mismo verano. “Está muy metido en esto, tanto en la teórica como en la práctica, donde tiene mucha facilidad para conducir”, señaló Tello, cuya experiencia le sirve para asegurar que “los deportistas tienen muy buena motricidad y destreza”.

Alberto espera poder conducir la nave blanquiazul hasta su siguiente estación, la Segunda División A. Es metódico y ordenado a la hora de subirse al coche. Con Tello a su derecha, el polivalente jugador majorero se acomoda el asiento, se ajusta el cinturón de seguridad, controla los espejos, quita el cambio, arranca y suelta el freno de mano rumbo al ascenso.