X
ENTREVISTA >

Plasencia: “Tenerife ha sido postergada y eso hace que perdamos 60 millones anuales”

   

MARÍA FRESNO | Santa Cruz de Tenerife

ANTONIO PLASENCIA ENTREVISTA

FOTO: FRAN PALLERO

Hay empresarios que no necesitan presentación. Antonio Plasencia es uno de ellos. Su nombre está ligado a la isla de Tenerife y al sector de la construcción desde siempre. De hecho, hablar de Plasencia es hablar de carreteras, viviendas e infraestructuras. Con su empresa Promotora Punta Larga (PPL), ubicada en el municipio de Candelaria, ha conseguido liderar el sector de la construcción que, precisamente ahora, pasa por su peor momento. Padre de siete hijos y abuelo de 27 nietos, emigró a Venezuela cuando en Canarias no había trabajo. En el país latinoamericano comenzó vendiendo plátanos. Hoy, casi 60 años después, habla para DIARIO DE AVISOS de la situación económica de las Islas.

-¿Por qué no está de acuerdo con el peaje en el anillo insular?

“Pues es muy fácil: porque es inconcebible y, sobre todo, porque consideramos que va a ser antieconómico. Le pongo un ejemplo: si el túnel vale 400 millones de euros tendrían que pasar diariamente por esta vía 70.000 vehículos y esto es prácticamente imposible”.

-No es viable.

“Es que ningún empresario va a ir a un concurso de financiación de una obra que no va a ser rentable. Porque mire usted, cuando se quiere hacer una obra con financiación privada hay que estudiarla bien con las personas que estén interesadas para saber qué condiciones están dispuestos a aceptar”.

No entiendo por qué un empresario no puede apoyar a un político

-¿Cuál sería la solución a esta macro obra para que no quede paralizada?

“La solución es que la administración regional y central cumpla con Tenerife. Llevamos 20 años detrás de incumplimientos. Mire, el anillo insular tenía que haber estado terminado, según el convenio de carreteras, en el año 2003. En ese año no había crisis económica, por lo que entiendo que se ha desviado el dinero para otras islas, por lo tanto ambas administraciones tienen la obligación de ponerse de acuerdo y buscar los fondos para que se termine esta obra, tanto por la zona norte como por la zona sur”.

-¿Cuántas obras están paradas?

“Si usted mira el convenio en otras islas, las obras están cumplidas casi al 90%, mientras que en Tenerife no llega al 20%. La vía de cornisa de Santa Cruz, por ejemplo, lleva más de 20 años adjudicada y no se ha hecho nada; el túnel previsto desde el Cabildo hasta el Club Naútico; la conexión Norte-Sur por la vía exterior; el puerto de Granadilla; el parque marítimo de Puerto de la Cruz. En fin, de las obras programas en Tenerife no se ha hecho ni el 20% y, sin embargo, en otras islas vemos como se están desarrollando infraestructuras muy importantes”.

-¿No cree que está un poco viejo ya el discurso del desequilibrio inversor entre islas?

“El pleito insular parece que nos lo inventamos, y no es verdad, porque si coge el convenio y las obras verá cuándo se tenían que terminar y no está ninguna. Tenerife ha tenido mala suerte”.

-Bueno, mala suerte o malos políticos…

“También, pero es que Tenerife ha sido la única isla que ha tenido un ‘no a todo’ porque sí. Desde la energía eléctrica, al puerto de Granadilla o la segunda pista del aeropuerto de Tenerife Sur. Mire, cuando mi madre ponía el potaje al fuego, al mismo tiempo ponía la mesa, no esperaba a que se calentara el potaje para después poner el mantel, los platos y los cubiertos, porque se enfriaba. Por esto no entendemos cómo las distintas administraciones no planifican lo que van a hacer. Tenerife ha sido postergada, y esto lleva a que, anualmente, perdamos más de 60 millones de euros”.

-¿Está gestionando bien el Gobierno esta crisis?

“En las primeras reuniones que tuvimos con Manuel Hermoso nos garantizó que todas estas obras se harían en el momento que se tendrían que hacer. Adán Martín nos dijo lo mismo, el otro señor de Las Palmas también y ahora Paulino Rivero. Al final, para Tenerife todo ha sido mañana, mañana y mañana, y nos hemos encontrado con obras paradas”.

A los bancos hemos tenido que ayudarles por obligación, a las empresas no

-Será que al ser de Tenerife no querían primar a la Isla por si decían que todo se quedaba aquí…

“Eso que usted dice, lo pensamos todos los chicharreros”.

-¿No cree que el Gobierno, sobre todo en estos últimos años, se ha dedicado más a resolver viejas rencillas que en sacarnos de esta crisis?

“El enfrentamiento y la crispación que hay en este momento entre ambas administraciones no ayuda nada. Estos señores elegidos por todos deberían aparcar sus criterios políticos y unirse en defensa de nuestras islas que para eso los elegimos”.

- ¿Sabe que un joven tiene que trabajar de manera ininterrumpida desde los 26 años para poder llegar a cobrar el 100% de su pensión con 67 años?

“Lo sé. Es triste que nosotros tengamos una plan de pensiones que el Gobierno utiliza para pagar deuda pública. Usted tiene que dedicar tres cuartas partes de su vida a trabajar para poder cobrar una simple pensión que malamente le dará para subsistir. Mire, para que esto salga adelante hay que hacer inversión, y la inversión se hace en las pequeñas obras para generar mano de obra y que fluya el crédito. Mientras no haya crédito, no habrá gasto, y si no hay gasto, no hay producción. A los bancos hemos tenido que ayudarlos por obligación. ¿Porque a las empresas que han quebrado no?”

-¿Hasta donde llega la responsabilidad de las entidades financieras en esta crisis?

“Muy lejos. Los bancos, al verse obligados a bajar los tipos de interés, comenzaron a dar créditos a diestro y siniestro. La gente los pidió porque prácticamente los bancos se lo aconsejaron. En vez de decirle tome usted un dinero para su vivienda y ahorre para comprarse los muebles, el banco le decía tome para la casa, los muebles y el coche. A todo esto, después fueron a papá Estado y le dijeron: ¡Estoy arruinado! y el Gobierno subió los impuestos para pagar a la entidad bancaria que después usa este dinero para los desahucios. La crisis se está gestionando con decisiones políticas que nada tienen que ver con la situación social y siguen sin atacar, precisamente en estos momentos, uno de los mayores problemas de España y Canarias, que es la burocracia. Para hacer una pequeña obra en su cocina tiene que pedir una liciencia que puede estar más de tres meses en la cola del ayuntamiento y, cuando le dan la licencia, ya se ha gastado el dinero”.

ANTONIO PLASENCIA ENTREVISTA

FOTO: ÓSCAR MATÍN

Solo tengo unos partidos que son Cáritas y las monjitas de la calle de La Noria

-¿Qué le recomienda a los jóvenes?

“Bueno, les digo que salgan fuera porque es una experiencia. Yo mismo tengo hijos y nietos fuera, pero al mismo tiempo que piensen en sus islas y en crear riqueza en ellas. Dicen a las empresas que salgan fuera, pero si salen no crean empleo aquí”.

-Hace unos días un empresario conocido de las Islas declaró que no contrataba por miedo a que le saliera un rebenque ¿opina usted igual?

“Nunca he pensado en el coste del despido cuando contrato a alguien, ni si me sale buen o mal trabajador, solo si cumple con las necesidades de la empresa. Si necesito un puesto lo ocupo y en tres o seis meses sé si sirve o no, y la indemnización en este caso es mínima”.

-Usted no ha vivido una crisis como esta.

“Hace 60 años cuando tuve que irme a Venezuela; eran otros tiempos y espero que no se llegue a ellos de nuevo. Mire, la crisis se tiene que resolver, lo que tenemos que hacer es unirnos”.

-Difícil, mire como estamos. Somos uno de los países más corruptos…

“Son cosas puntuales. Si somos 47 millones de españoles, ponga que hay 10.000 corrupciones…”.

-Hace unas semanas otro conocido empresario de las Islas aseguró que había pagado a partidos políticos…

“No entiendo por qué en España se rasgan las vestiduras cuando un empresario apoya a un determinado político. Lo que hay que hacer es que sea público. No entiendo por qué no se puede ayudar a una persona que se presenta a unas elecciones y tu crees que puede contribuir al bien de tu pueblo”.

La crisis económica se está gestionando con decisiones políticas

-Hombre, en EE.UU. esto es muy habitual, pero aquí, no está muy bien visto.

“No entiendo por qué. El problema con todo lo que ha ocurrido en el PP con el señor Bárcenas es que los empresarios le daban el dinero y él se lo llevaba. Pero aquí la responsabildiad es de él, no del partido, ni del empresario. Si yo doy dinero para una campaña, lo que no pretendo es que después me traiga un recibo a ver si se fue a tomar un cortado o no”.

-Usted ha pagado, o mejor dicho ¿le ha pedido dinero algún político?

“Si le digo que no me han pedido le miento”.

-¿Quién?

“Yo solo tengo unos partidos que son Cáritas, las monjitas de la calle La Noria y el padre Mendoza. Aporto al que lo necesita”.

-Le tengo que hacer una pregunta obligada. ¿Cómo va el tema de las Teresitas? Esta es otra obra, a su juicio, de las del no a todo.

“Ahora el asunto se encuentra en los tribunales porque nosotros le reclamamos al ayuntamiento y ellos nos reclaman a nosotros. Pero mire, como ciudadana de Santa Cruz ¿cree que Las Teresitas está bien como está ahora?”

-Soy del Puerto de la Cruz…

“Bueno, pero ¿no cree que estará mucho mejor con un estacionamiento, limpio, con espacios abiertos y de ocio?”.