X
real oviedo - cd tenerife>

El CD Tenerife deja al Carlos Tartiere mudo

   

Oviedo vs CD Tenerife

Los golazos de Luismi Loro y Alberto certificaron una nueva victoria a domicilio del conjunto de Álvaro Cervera. / MARIO ROJAS

DEPORPRESS | Oviedo

Se dice que los equipos grandes, cuando tienen problemas, a veces solventan sus partidos con un destello de calidad que deja el generoso trabajo realizado por el rival durante 90 minutos en la triste cifra de cero puntos. El Tenerife se llevó ayer los puntos del Carlos Tartiere en un encuentro donde quizá no mereció ganar, pero seguro que tampoco perder.

Los blanquiazules se encontraron al filo del descanso con un gol fruto de un error individual, pero supieron recomponerse para lograr lo que nadie antes había conseguido: llevarse los tres puntos del feudo del Oviedo. Respeto. Mucho respeto. Esa era la primera sensación que quedaba mientras trascurrían los minutos iniciales del choque. Granero y Cervera expresaron ya desde el viernes que el partido se iba a decidir en pequeños detalles y no les faltaba razón a ninguno. Nadie quería arriesgar, nadie quería dar el primer paso que posibilitara descubrirse atrás. Aunque los segundos de tanteo ya se hicieron demasiado largos.

El Oviedo despertó. Casares sería quien abriera fuego con un disparo que atrapó Sergio Aragoneses (6’). Antes, dos saques de esquina sin peligro dejaban clara la intención local de llevar la manija del partido.

La primera vez que Orlando vio llegar a un jugador blanquiazul, ayer de fucsia, fue a los diez minutos. Un centro de Chechu desde la derecha no lo pudo aprovechar Raúl Llorente para abrir el marcador. La obsesión de ambos técnicos era evitar un contrataque que pudiera ser mortal, y en uno de ellos Manu Busto pudo abrir el marcador con un cabezazo que se marchó desviado.

Poco a poco, el Tenerife iba sacudiéndose el dominio carbayón y entonces entró en juego el manejo de la contienda. Esa salida, tampoco en tromba, acabó por diluirse, y el líder quería sacar sus mejores armas. El toque, la combinación, el orden defensivo… Tampoco ayudaba el verde del Tartiere.

El partido parecía caminar plácidamente hacia el descanso cuando todo se lió. Luismi Loro que pierde una pelota en el centro del campo, el Oviedo sale rápidamente a la contra y localiza a Casares en banda derecha, que mete un centro al área pequeña, abajo, aparentemente sin peligro. Y cuando parecía que Sergio iba a atrapar, caería la claqueta y la escena estaría acabada, al meta gallego se le escapó el balón de las manos, se quedó sin dueño y Cervero solo tuvo que empujarlo. Una acción aislada y otra vez todo el trabajo del Tenerife echado por tierra. Luismi Loro cerraría la aportación visitante en la primera parte con una falta que se marchó alto.

Oviedo vs CD Tenerife

La igualdad fue la tónica inicial de los primeros minutos. / MARIO ROJAS

Quedaban 45 minutos para arreglar el problema, pero faltaba saber qué mejoraría Cervera para llevarse al menos un punto del coliseo oviedista. Hombres, ninguno, así que simplemente unos retoques en la posición de los futbolistas. El juego mejoró, aunque el aspecto del choque no varió en exceso. El Oviedo seguía conservando su renta y el Tenerife debía mejorar la imagen de la primera parte. Chechu primero y luego Raúl Llorente no encontraron la meta rival (min. 55). Minutos después sería Cervero el que metería miedo a los insulares, con una llegada que le dejó solo delante de Aragoneses (min. 58), aunque no pudo definir.

El partido era distinto porque había ganado en algo que no había tenido durante el primer acto: ritmo. Alberto volvería a llevar peligro con un remate de cabeza que no encontró portería (min. 61). José Carlos Granero pareció entender que el partido se había vuelto demasiado peligroso y decidió dos cambios casi de manera consecutiva. Manu Busto y Casares, dos de los hombres que más peligro llevaron en la primera parte, salieron del terreno de juego para dejar su sitio a Cerrajería y Señé. Sustituciones, por lo menos una de ellas, de marcado carácter defensivo, pese a que el técnico intentó posteriormente validar sus intenciones en sala de prensa achacándolo a molestias.

Y el compromiso cambió. Nunca se sabrá si por los cambios o por una reacción del Tenerife, pero el choque ya no fue el mismo. Los visitantes empezaron a crear más peligro en la meta de un Oviedo que parecía conformarse con el uno a cero. Sin embargo apareció Luismi Loro. El fuenlabreño sacó su varita mágica para mostrar de la chistera un disparo que dejó al ex de la Ponferradina con la boca abierta, mientras veía el balón alojarse en el fondo de su meta. Era, quizá, la respuesta al paso atrás que había dado el Oviedo, aunque lo mejor estaría por llegar, gracias, en parte, al propio Orlando Quintana.

El meta grancanario tuvo que salir de su área para cortar un avance tinerfeñista. En principio la jugada no revestía peligro. Orlando saldría, Mantovani protegería la llegada de Ayoze Pérez y balón lejos del área. Pero el guardameta no tenía su día y su despeje cayó en las botas de Alberto. El de La Oliva no se lo pensó y conectó un certero disparo desde su propio campo que acabó por colarse en la portería oviedista. El Tartiere enmudeció. El sonido que hasta entonces había producido la afición lo reproducía, ahora, algo más de un centenar: los seguidores del Tenerife que celebraban como su equipo le había dado la vuelta al marcador.

Era el éxtasis blanquiazul. El Tenerife había conseguido sobreponerse a su mala primera parte para darle rienda suelta a sus opciones de victoria. Con dos chispazos, sí, pero tres puntos al fin y al cabo. Ayoze Pérez pudo ampliar la cuenta, pero su remate de chilena se marchó fuera. Los tinerfeños se llevaron tres puntos, vitales, que certifican la presencia en la fase de ascenso y acercan el primer puesto. Ahora, con todo el respeto, sí que se puede ir buscando rival. Llega lo bueno.

[apunte]

REAL OVIEDO 1-2 CD TENERIFE

Encuentro correspondiente a la trigesimocuarta jornada en el Grupo I

Real Oviedo: Orlando, David Fernández, Álvaro, Baquero, Iker Alegre (Pepe Díaz min. 80), Héctor Simón, Diego Cervero, Manu Busto (Cerrajería, min. 55), Javi Casares (Señé, min. 52), Iván Rubio y Mantovani.

CD Tenerife: Sergio Aragoneses, Javi Moyano, Bruno, Rigo, Llorente, Alberto, Íñigo Ros, Chechu (Carlos Portero min. 85), Luismi Loro, Ayoze Pérez (Martí min. 90) y Aridane.

Árbitro: Iker Berjano Ariztegui, del comité navarro. Amonestó a los locales Héctor Simón y Pepe Díaz, además de los visitantes Baltasar Rigo, Aridane, y Luismi Loro.

Goles: 1-0: min. 26, Cervero. 1-1: min. 74, Luismi Loro. 1-2: min. 77, Alberto

Incidencias: Estadio Carlos Tartiere ante 13.730 aficionados según cifras oficiales, de los que casi 50 eran del CD Tenerife. El equipo blanquiazul lució crespones negros en señal de duelo por el fallecimiento del que fue presidente de la entidad José López Gómez.

[/apunte]