X
santa cruz>

El traslado parcial del rastro a la plaza 1 de Mayo será de prueba

   

YAZMINA ROZAS | Santa Cruz de Tenerife

La presidenta de la Asociación de Comerciantes del Rastro, Carmen Tejera, se mostró ayer “contenta” con el acuerdo alcanzado con todas las partes implicadas en la reordenación del mercado callejero el pasado lunes. “Todas las partes cedimos un poco. Entré en la reunión con incertidumbre sobre qué iba a pasar pero al final hubo consenso y entendimiento entre todos y salí contenta”, destacó. Tejera indicó que el punto con el que los vendedores se muestran más “reacios” es con el traslado de los puestos de la avenida Bravo Murillo a la plaza 1 de Mayo, pero apuntó que el acuerdo “no está cerrado”. “Queda una pequeña incertidumbre respecto a esa plaza -explicó-. Lo vamos a intentar y si funciona, pues nos quedamos en la plaza, pero si no, nos trasladamos a la calle San Sebastián”.

La presidenta de la asociación indicó que plantearán, además, la posibilidad de ampliar un tramo del rastro en San Sebastián, en la parte más pegada al instituto, “para habilitar un espacio para las personas que vienen con artículos de segunda mano”. “Se lo he comentado al Ayuntamiento y tiene predisposición a colaborar”, añadió. En cuanto a la puesta en marcha de un decreto que regulará la actividad comercial de venta ambulante no sedentaria con una licencia, que definirá los artículos que se podrán poner a la venta y exigirá además varios requisitos, Carmen Tejera afirmó que los comerciantes están un poco “preocupados” con esta normativa.

Por ello, manifestó que el Ayuntamiento ha puesto a disposición de los vendedores un gabinete jurídico para “explicarnos en qué se basa la nueva normativa y asesorar, porque obliga a pagar unas tasas que no son las que estamos pagando ahora”.
En cuanto a la reducción de metros por puesto que se establece en el acuerdo, pasando de seis metros de longitud a cuatro, la presidenta de la asociación indicó que es “lógico” porque “no es necesario” que los puestos sean tan grandes “y reduciéndolos podemos dar cabida a más personas que se han quedado fuera”, explicó.

Tejera afirmó que, a pesar de haberse alcanzado este acuerdo, ahora comienza la parte “más difícil”, ya que hay que sacar 631 licencias que cumplan con los requisitos que pide la normativa para los puestos. Otra parte complicada va a ser numerarlos porque “es como si el rastro comenzara de cero, la gente está habituada a tener su puesto en un sitio fijo y ahora todo el mundo cambia y eso descontenta un poco a los vendedores”.

En cuanto a la fecha de inicio de la nueva reubicación, Carmen Tejera indicó que aún no hay un día concreto establecido pero que será “en breve porque hay una sentencia que cumplir”.