X
sin clasificar>

¡Va por ellos! – Por Mayte Castro

   

No están siendo buenos los últimos tiempos en la familia del CD Tenerife. Lamentablemente, en cuestión de días, hemos despedido a varios blanquiazules de corazón.

Se nos fue Cándido González, uno de los dirigentes tinerfeñistas que más he admirado por su forma de ser. Caqui era un hombre afable y educado en el trato. Una persona dialogante y respetuosa. Un caballero de los pies a la cabeza.
También decidió marcharse, prematuramente, mi querido Antonio Figueroa. Él formaba parte de esa sangre que corre por las arterias administrativas de la entidad. Cuando saltó la noticia del famoso ERE me pareció increíble su salida (como la de otros trabajadores), pues maduré viéndolo en las oficinas, con su característica coleta. En otras palabras, siempre fue parte de la fotografía que mostraba las entrañas de la entidad.

Dicen que no hay tres sin dos, y el tercero en abandonarnos fue José López Gómez.

Recuerdo aquella época, cuando Pepe López era el presidente, como la de los encierros, los viajes del “contrabando de tabaco” (entiéndase como intercambio financiado), la de los kilómetros en guagua para recorrer la denominada España profunda, la de los bocadillos y las pensiones de carretera, la de las deudas, y como no, la de la famosa carroza que llevó a más de uno a bañarse en la desaparecida fuente de la plaza de la Paz.

Cuando llegué a los medios, tuve mis más y mis menos con él, pero como persona, le guardo un gran cariño, no en vano, mis padres y abuelos mantenían una relación de amistad, fundamentada en los años de vecindad y de esos roces que fomentan el cariño. La última vez me lo encontré tomando un café con su señora, en la Plaza del Príncipe, tan cerquita de casa. Me dijo: ¿tú eres la nieta de doña Dominga, no? Lo vi estupendo.

Sin embargo, está claro que cuando nos llega la hora, ésta no siente respeto ni por la edad, ni por nada. Para todos ellos mi humilde DEP, y para sus familias mi sentimiento de pesar. De manera especial para Juan Figueroa e Ivo López, quienes de una manera u otra, han formado parte de mi tránsito por el fútbol.

Ojalá, mañana domingo, ante el Real Oviedo, en un campo de Primera, el grupo de futbolistas que dirige Alvaro Cervera puedan rendirles un emotivo homenaje: una victoria y sus consiguientes tres puntos . Destinatarios excepcionales: Caqui, Antonio y Pepe. ¡Va por ellos!