X
al golpito >

Victoriano Ríos Pérez, un antes y un después – Por Rafael Lutzardo

   

En un bello rincón del norte de la isla de Tenerife descansa un viejo gladiador de la vida y política de Canarias. Su humilde casa, cerca del mar, le obsequia cada mañana con una bocanada de aire fresco, salitre y yodo de un Mar Atlántico maquillado y transformado por las diferentes estaciones del año. Muchos son los recuerdos que vagan por la mente de este importante hombre de nuestra tierra, pues no en vano, y durante muchos años, se comprometió con la sociedad canaria sin regatear en esfuerzos. Sin embargo, y pese a su reconocimiento como miembro de Honor de Coalición Canaria, parece que su labor haya quedado en el olvido para muchas personas del pueblo canario, medios de comunicación y propia Coalición Canaria.

No importa, su trabajo esta realizado con anterioridad; su honestidad, honradez, disciplina, humildad y capacidad de trabajo, quedan reflejados en el Parlamento de Canarias y especialmente en el corazón de todos los isleños. El viejo gladiador se cobija en su árbol que le da sombra en su casa costera de la Punta del Hidalgo. No quiere protagonismos. Solo quiere el cariño de su familia y lo mejor para todos los canarios.

Victoriano Ríos Pérez estudió medicina en la Universidad de La Laguna, siendo presidente del Colegio Oficial de Médicos de Santa Cruz de Tenerife entre 1976 y 1982, y ejerciendo como profesor en la citada universidad. Fue jefe de servicio del Hospital Universitario de Canarias, es académico numerario de la Real Academia de Medicina de Canarias, miembro de la Academia de Doctores de Madrid.

Tras un amplio periodo de actividad política en formaciones de corte nacionalista, en el que se destaca su actividad como presidente de las Agrupaciones Independientes de Canarias (AIC, a través de la Agrupación Tinerfeña Independiente (A.T.I.), fue elegido como diputado por la isla de Tenerife en las elecciones de 1987, ocupando la Presidencia del Parlamento de Canarias en la II y III Legislatura.

Entre 1995 y 2003 ejerció como Senador por la Comunidad Autónoma de Canarias, desempeñando en la Cámara Alta los cargos de de Secretario Segundo de la Mesa del Senado y la Portavocía del Grupo Parlamentario de Senadores de Coalición Canaria. En 2003 retornó al Parlamento de Canarias, tras ser elegido nuevamente como diputado por la Isla de Tenerife. Actualmente es el primer miembro de Honor de Coalición Canaria.