X
TRIBUNA >

AECC, 60 años siendo – Por Mary Cejudo

   

La Asociación Española contra el Cáncer (AECC) cumple 60 años de actividad ininterrumpida que no se puede calificar ni cuantificar porque esta organización sin ánimo de lucro ha hecho y está haciendo un tipo de labor que traspasa los números y los créditos. Recientemente se ha reeditado una entrevista del periodista Iñaki Gabilondo a don José Luis Sampedro, como agradecimiento póstumo a su intensa y valiosa aportación intelectual. En ella, con la sabiduría de la edad y su peculiar clase como persona, decía que “las cosas se demuestran siendo”. No utilizó palabras grandilocuentes ni discurso almibarado, sino la realidad de la ética en cinco palabras: las cosas se demuestran siendo. Y mucho de tal pensamiento fluye en lo que comenzó con don José Biosca, fundador de la AECC en un lejano 1953, con la implantación de los 12 primeros centros oncológicos regionales con bombas de cobalto, en tiempos en los que las modernas ramas de la oncología médica no habían iniciado su andadura en muchos lugares de este país. Proyectos que comienzan como utopías y que con esfuerzo se hacen realidad. Desde entonces y evitando cualquier tipo de duplicación de servicios con la sanidad pública, ha continuado diversificando sus actuaciones y programas en áreas con gran demanda y otro tipo de necesidades, siempre ahí, como guardiana de los frentes más importantes en la lucha contra una enfermedad de tal complicación que son más de doscientas en una y manteniendo la equidad a favor de los pacientes con cáncer y sus familias.

No sería conveniente, por ser tan conocidos, detallar los servicios gratuitos que presta: psicología y social, campamentos infantiles, talleres, pisos de acogida, voluntariado a domicilio y en hospitales, préstamo de material ortoprotésico, programas especiales…, a pesar de las dificultades económicas actuales, pero sí recordar que, junto a todos ellos, colabora en una mejora de los servicios asistenciales oficiales marcando las pautas que los profesionales aconsejan. El pasado mes cumplió con una de las metas que los especialistas en oncología colorrectal tanto ansían: una recogida nacional de firmas y actuación en foros médicos para solicitar al Ministerio de Sanidad la incorporación de las pruebas de sangre oculta en heces a la totalidad de la población. Para evitar un futuro de sufrimiento a los afectados y de gasto a la Administración. La AECC demuestra su trabajo siendo. Siendo completamente transparente en sus cuentas, que son supervisadas por agencias externas y controlando sus gastos para destinar lo máximo a su actividad diaria de apoyo y prevención; siendo exigentes con sus voluntarios y colaboradores para que mantengan el espíritu de la solidaridad en una acción continuada… y siendo ya sesentones con un sueño en el horizonte cercano: conseguir más fondos para que las becas de ayuda a la investigación, que tan buenos resultados están obteniendo, puedan seguir llegando a aquellos que conseguirán que los cánceres sean, cada vez, enfermedades más curables.