X
la laguna > tráfico

Los aparcamientos en espiga se extienden por la ciudad

   

Recreación de los aparcamientos en espiga, habilitados en la calle doctor Antonio González. / DA

Recreación de los aparcamientos en espiga, habilitados en la calle doctor Antonio González. / DA

J. F. J. | La Laguna

Tras un periodo de prueba en la zona del parque de La Vega, la sección de Tráfico del Ayuntamiento de La Laguna ha decidido extenderlo a otros puntos más concurridos de la ciudad, como la calle doctor Antonio González, en la zona del Cuadrilátero, y la calle Los Bolos, en el conjunto histórico. Se trata de los denominados aparcamientos en espiga, que obligan al conductor a estacionar marcha atrás donde hasta ahora lo hacía con un simple volantazo lateral.

Según ha explicado el concejal de Seguridad y Movilidad, José Alberto Díaz, este tipo de aparcamientos “llevan aparejados numerosas ventajas para el ciudadano”. Permite, por ejemplo, la carga o descarga de manera segura, “ya que esta se hace directamente desde la parte posterior del vehículo a la acera y el conductor no tiene que invadir el carril de circulación”, dice.

Pensando en los niños

También mejoran la seguridad del apeadero de los niños, ya que “se bajan del coche directamente a la acera sin correr peligro”. “Lo mismo ocurre en el caso de los niños que puedan salir corriendo inesperadamente, por distracción o escape, ya que estos lo harían hacia la acera y la puerta abierta impediría que saliesen a la carretera”, argumenta el edil nacionalista.

Según los técnicos del área de Seguridad Ciudadana y Movilidad, la incorporación al carril, una vez estacionado, se realiza de frente a la vía, por lo que la visibilidad, en relación con los vehículos que circulan por el carril, mejora considerablemente, no solo debido a la posición inicial del conductor del vehículo estacionado, sino a que la parte delantera (capó) de la mayoría de los vehículos es más baja que la parte trasera.

Además, indican los técnicos que en parte considerable de vehículos, la distancia del eje trasero y parte trasera es más corta que la distancia del eje delantero y parte delantera del vehículo, por lo que el automóvil estacionado invadiría menos la acera con esta modalidad.