X

La columna Churchill – Por Tinerfe Fumero

   

¡Chas viría! ¿Volveremos a los tiempos de cantar: ‘¡Que se vaya la legión!’?

Hace no tanto que hizo furor en Canarias una polca majorera a la que Taburiente modificó la estrofa en la que el solista del folklore clásico cantaba: “Isla de Fuerteventura / isla donde nací yo / tierra de gofio y jareas / con su buen mojo picón”. En su versión, Luis Morera era coreado al entonar “Isla de Fuerteventura / isla donde nací yo / tierra de gofio y jareas / ¡que se vaya la legión!” ya que el estribillo a continuación era entonado así por la platea: “¡Que se vaya la legión! / ¡que se vaya la legión! / isla de Fuerteventura / isla donde nací yo”. En la memoria quedan aquellos conciertos de Taburiente, muy concurridos, con esta polca como momento álgido de la velada, con independencia de la isla en que se entonara. Viene a cuento porque el Ministerio de Defensa, sin encomendarse a nadie, ha ampliado por decreto el espacio de seguridad reservado en la isla majorera para su acuartelamiento. Sí. Justo ese cuartel se hizo en 1980 para la Legión… que hace mucho que tuvo que irse de Fuerteventura ante la tremenda presión popular.

¡Chas viría! (2) El ordeno y mando solo causa tensión

De entonces a esta parte (entre otras, porque entonces se escuchó), la imagen de los militares en Canarias ha mejorado muchísimo. Lejos y olvidados quedan ya los problemas de integración que, por citar otro ejemplo, tuvo en sus primeros años el complejo escolar de La Higuerita (La Cuesta)… Así que esta medida, adoptada sin consultar a las autoridades locales y autonómicas y que puede suponer un grave perjuicio para Puerto del Rosario, no deja de resultar un error que solo puede resucitar tensiones ya superadas. Porque tampoco es descabellado sospechar que, tras esta ampliación, están las necesidades de las prácticas allí efectuadas al objeto de entrenar sobre escenarios similares a los que se van a encontrar en la misión que les espera en la guerra de Afganistán.