X
sanidad >

Un desahucio en el hospital

   

HOSPITAL Universitario de Canarias HUC

Imagen de archivo del Hospital Universitario de Canarias. | JG

J. L. CÁMARA / T. FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

El Hospital Universitario de Canarias (HUC) ha recurrido al juzgado para desalojar a un paciente, al que identificaremos como Máximo, que fue operado en marzo del año pasado, recibió el alta administrativa al mes siguiente y el alta médica el pasado día 8, pero que se niega volver a casa aduciendo que no está totalmente recuperado

Si bien ayer no se llevó a cabo, la autorización judicial para el desalojo de Máximo de la habitación que ocupa en este centro hospitalario ya ha sido aprobada tras las gestiones impulsadas desde la Gerencia.

El procedimiento en cuestión, que no es novedoso pero sí poco habitual, pasa porque en el juzgado se certifique la autenticidad del alta en cuestión y se ordene el despido de este inquilino hospitalario.


El afectado padece una minusvalía visual del 84% y se le amputó media pierna derecha

Máximo padece una minusvalía reconocida del 84% por una deficiencia visual, y fue trasplantado de riñón hace años, tal y como explica el afectado a este periódico.

Este paciente ingresó en el HUC por una infección en un dedo del pie derecho, pero su diabetes y una grave complicación posterior provocaron que los médicos decidieran primero una amputación hasta el tobillo, que posteriormente se elevó por encima de la rodilla.
Según asegura, esta traumática decisión se tomó “sin consultarme ni explicarme nada; me quitaron la pierna y encima me dejaron un colgajo que impide que me entre bien la prótesis”.

En opinión de Máximo, “se trata de una negligencia”, lo que ha provocado, siempre según su versión, que haya recibido “amenazas” por no querer abandonar el hospital. “Hasta hace unos días no me dieron el alta médica, porque necesito seguir haciendo rehabilitación”, subraya el paciente, quien insistió en que “cuando entré en el hospital, y a pesar de mi deficiencia, era capaz de valerme por mí mismo; pero ahora no puedo mantenerme en pie, porque no tengo estabilidad en la pierna”. Y es que, según recalcó, “la única explicación que me dan es que necesitan la cama, cuando lo que tenían que haber hecho es recomponerme bien el muñón para que pueda ponerme la prótesis”. Ahora, y después de la orden dictada por el juez, sólo le queda esperar su desalojo, porque “no tengo abogado que pueda defenderme”.

Máximo asegura que es víctima de una negligencia y que ha recibido “amenazas”

Fuentes del propio centro consultadas sobre esta persona, se limitaron a recordar que por imperativo legal no se les permite informar sobre casos concretos, apuntando únicamente que “ante la negativa reiterada de cualquier paciente a recibir el alta médica, el hospital se ampara en el artículo 21 de la Ley 41/2002, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica, por la que la dirección del centro, previa comprobación del informe clínico correspondiente, oirá al paciente y, si persiste en su negativa, lo pondrá en conocimiento del juez para que confirme o revoque la decisión”.

Complicación con la prótesis

Según ha podido averiguar este periódico, el HUC sí reconoce que durante el primer periodo de rehabilitación surgieron complicaciones por el ajuste de la prótesis, pero que desde hace meses negocian con Máximo para convencerle de que abandone el hospital.

En cuanto a la supuesta necesidad de camas por parte del hospital, cabe recordar que en la actualidad cuenta con decenas de camas inmovilizadas por falta de recursos ante los recortes presupuestarios generados por la actual situación de crisis económica.
En un pasado reciente, casos como el de Máximo o incluso con mayor permanencia a pesar de haber recibido el alta no se habían resuelto por la misma vía judicial.

A sus 53 años de edad, su futuro no es nada halagüeño, aunque confía en que la Gerencia del hospital tinerfeño reconsidere su situación y le permita seguir ingresado hasta que vuelva a valorarse su caso.