X
sucesos >

Desarticulada una red que introducía hachís en el litoral andaluz con motos acuáticas

   

EUROPA PRESS | Málaga

La Guardia Civil, en la operación Pinsapo, desarrollada en las provincias de Málaga y Cádiz, ha detenido a 30 personas -españoles, marroquíes e italianos-, y ha desarticulado una activa organización de narcotráfico que introducía a través del litoral de la Costa del Sol y del Campo de Gibraltar partidas de hachís procedente de Marruecos a través de motos acuáticas.

La organización disponía de embarcaciones, tanto de pesca como recreativas, con las que transportaba la droga desde Marruecos hasta unas coordenadas preestablecidas del mar Mediterráneo. Una vez en el punto, el hachís era trasvasado a motos de agua con las que se encargaban de trasladarlo a la costa, según han explicado desde el instituto armado a través de un comunicado.

En España, la base de operaciones del grupo delictivo se hallaba en la provincia de Málaga, desde donde uno de sus miembros mantenía los contactos con los proveedores del hachís afincados en Marruecos. Para el almacenaje y custodia del estupefaciente, la organización disponía de varios domicilios de seguridad ubicados en el litoral del Campo de Gibraltar, que contaban con un acceso rápido a la costa para facilitar la introducción del estupefaciente.

El hachís era introducido en el mercado andaluz por una célula que la propia red había establecido, proporcionándoles de esta manera, al no haber intermediarios, grandes beneficios. Según han destacado, durante la explotación de la operación, la Guardia Civil ha logrado desmantelar la totalidad de la organización criminal, es decir, proveedores, custodia, traslado y distribución en España.

La red era liderada por un italiano residente en España, encargado de organizar toda la infraestructura necesaria para la introducción de la droga, su distribución y el blanqueo de los beneficios obtenidos de esta actividad ilícita.

Así, según han destacado desde la Guardia Civil, para la introducción en el mercado legal de los beneficios obtenidos, la organización disponía de negocios de restauración en Sierra Nevada, así como de varios locutorios distribuidos a lo largo de la Costa del Sol.

MATERIAL INTERVENIDO

En la operación se han practicado siete registros domiciliarios, cuatro de ellos en la provincia de Málaga y tres en Cádiz, en concreto en Algeciras, donde entre otros efectos los agentes han intervenido 488 kilogramos de hachís, 7.200 euros en efectivo, 11 vehículos, tres embarcaciones náuticas, nueve bienes inmuebles, una pistola y un arma larga.

Se calcula que la valoración total de los efectos aprehendidos asciende a 3.300.000 euros. Las investigaciones, dirigidas por el Juzgado de Instrucción número 2 de Torrevieja (Alicante), han sido llevadas a cabo por especialistas en la lucha contra el crimen organizado de la Guardia Civil, con sede en Málaga.