X
tribuna>

La enseñanza de Truman – Por Indra Kishinchand López

   

En mi ignorancia pensaba que las manifestaciones eran instrumentos de los ciudadanos para reclamar causas justas y valientes, para alzar la voz contra aquello que no nos gusta, que nos atormenta. Ahora resulta que se utiliza para que readmitan a un señora en un programa de televisión después de un comentario desafortunado. La conductora de dicho programa advierte de que el encargado de tomar la decisión debe haber pasado unas horas “complicadas”. Creo que deberíamos recordar el significado de la palabra complicado, solo para refrescarle la memoria a algunos. De hecho, utilizaremos algunos ejemplos para la definición. Complicado es vivir con 400 euros al mes. Complicado es tener que abandonar la universidad porque ya no se pueden afrontar los gastos. Complicado es vivir angustiado por un desahucio inminente. Y así se me ocurren alrededor 6.202.700 millones de ejemplos en España, a los que habría que añadir los que nadie cuenta. Haber expulsado a esta señora debe haber sido complicado porque quizás son 6.202.700 millones (de euros) los que se pierden. O los que se ganan con el espectáculo. No es mi intención publicitar un show de Truman voluntario y degradante, solo compartir una indignación. La verdad ha vuelto para quedarse en el absurdo de una vida, y esa vida es la nuestra.