X
asesinato Ingrid Visser >

Evedasto Lifante: “Tengo miedo a que me maten”

   

Evedasto Lifante expresidente del CV Murcia

El expresidente del CV Murcia, Evedasto Lifante, mira una formación de su equipo en la que se encuentra Ingrid Visser (15). | EFE

EFE / DIARIO DE AVISOS | Murcia / Santa Cruz de Tenerife

El expropietario del desaparecido Club Voleibol de Murcia 2005 y alcalde pedáneo de Barinas, Evedasto Lifante, dijo ayer a Efe que teme por su vida tras el asesinato de la exjugadora holandesa Ingrid Visser y de su novio, Lodewijk Severein. Varios medios de comunicación aseguraron ayer que el exgerente de dicho club y encarcelado por esta causa, Juan Cuenca, acusó a Lifante ante el juez, pero el nuevo abogado de Cuenca, José María Caballero, negó tal extremo.

Mientras tanto, el Juzgado de Instrucción número 17 de Valencia ordenó en la tarde de ayer prisión provisional, comunicada y sin fianza para los dos rumanos a los que se considera los supuestos sicarios que torturaron y asesinaron a la pareja de holandeses, para luego descuartizarlos y ocultar sus cadáveres en un huerto de limoneros.

Por lo que respecta a su relación con Cuenca, Lifante recordó que en su día lo denunció en dos ocasiones, una por suplantar su identidad en la firma del contrato de venta de una cantera de mármol propiedad de su familia, y otra por llevarse los ordenadores y la documentación del club cuando en 2011 decidió cerrarlo por dificultades económicas.

Precisamente, dicha cantera de mármol parece ser, en palabras utilizadas en su día por el jefe superior de Policía de Murcia, Cirilo Durán, el “negocio” sobre el cual habrían surgido “desavenencias” que le costaron la vida a Visser y a su novio.

Una falsa venta de una cantera de mármol, posible móvil de estos crimenes

Lifante explica que se enteró de la desaparición de los holandeses el sábado 18 de mayo, a las 19 horas, por un mensaje de WhatsApp que le envió una jugadora; y que el miércoles siguiente fue a la policía nacional para colaborar en la búsqueda de Visser. “A ver si ahora me van a pegar dos tiros” debido a esa ayuda a la policía, se preguntó. “Tengo miedo”, confiesa Lifante acompañado por su hijo y un ayudante.

Este empresario de la construcción y el deporte también explicó que Cuenca entró en el club a finales de 2008 pidiendo trabajo “para poder vivir”, e inicialmente se encargó de la publicidad.

“Poco a poco” Juan Cuenca fue entrando más en la organización del club, según su presidente, porque sus conocimientos de inglés le facilitaban la comunicación con las jugadoras internacionales, e incluso llegó a fichar él mismo a Visser.

Evedasto Lifante manifestó que el compañero sentimental de Visser era un hombre “muy reservado” que no se implicaba en el club en los desplazamientos, se alojaba en otro hotel diferente y no cruzaba palabra con nadie.

Juan Cuenca exgerente CAV Murcia

El exgerente encarcelado, Juan Cuenca. / EFE

Añadió el constructor que ni él ni Visser le reclamaron nunca una deuda del club, y que era muy profesional y también muy callada como Lodewijk Severein. Sin embargo, Marca desveló ayer que la deuda del CV Murcia con Visser es mucho más elevada de lo que se conocía hasta ahora, y que ascendería hasta 111.194 euros correspondientes a los salarios, vivienda y primas por Supercopa y Copa de la Reina, junto con gastos financieros por su última temporada en el club.

Sobre la cantera, Lifante dijo que en octubre pasado se personó en su casa una mujer con un contrato con su firma falsificada diciendo que le habían vendido la cantera de mármol.

Prisión sin fianza para los dos rumanos a los que se señala como autores materiales

“Yo me enteré el año pasado por una señora que vino a decírmelo. Puede ser que intentara vendérsela con una firma totalmente falsa y cuando vieran que no había escritura ni nada vinieran los problemas”, aseguró Lifante en otra entrevista, concedida a Popular Tv, en la que también acusa a Cuenca de emitir cheques falsos y aumentar las fichas de las jugadoras.

Para Evedasto Lifante, su excolaborador ahora encarcelado es una persona “muy mentirosa, capaz de decir que un vaso de agua era un refresco de cola, e incluso intentar convencerte de ello”.

Encarcelados los imputados

En cuanto a los presuntos sicarios, se trata de los rumanos Constantin Stan y Valentín Ion, de 47 y 60 años y residentes en Valencia, donde fueron arrestados el pasado lunes, y no cuentan con antecedentes policiales importantes. Están imputados, al igual que Cuenca, por un doble delito de homicidio.

Tres jueces y forenses de España y Holanda, junto a policías de Murcia, Valencia y Madrid, en coordinación con agentes de aquel país, investigan las causas del crimen, a la espera de que las pruebas de ADN confirmen que los restos humanos hallados en el huerto de limoneros esparcidos en varias bolsas son los de la infortunada pareja, a la que se llevó con engaños a una casa rural del municipio de Molina de Segura donde recibieron una brutal paliza y se les arrancó la vida.