X
POR DERECHO >

Guarda y custodia compartidas – Por Marta Gómez Toledo

   

La guarda y custodia compartida fue introducida en nuestro derecho por la Ley 15/2005 de 8 de Julio de modificación del Código Civil, si bien con anterioridad ya se conocía. En estos últimos años ha sufrido una importante evolución, hasta el punto que se ha venido a sentar recientemente con valor de doctrina jurisprudencial los presupuestos para conceder la guarda y custodia compartida.

Esta medida siempre tiene que venir fundada en el interés de los menores que van a quedar afectados por ella, y se acordará cuando concurran criterios tales como: la práctica anterior de los progenitores en sus relaciones con el menor y sus aptitudes personales; los deseos manifestados por los menores competentes; el número de hijos; el cumplimiento por parte de los progenitores de sus deberes en relación con los hijos y el respeto mutuo en sus relaciones personales; el resultado de los informes exigidos legalmente, y, en definitiva, cualquier otro que permita a los menores una vida adecuada, aunque en la práctica pueda ser más compleja que la que se lleva a cabo cuando los progenitores conviven.

Estos criterios serán los que deben valorarse a la hora de adoptar una guardia y custodia compartida.

La importancia de la Sentencia viene dada porque se reconoce a la guardia y custodia compartida como una medida de lo más normal, no como algo excepcional. Lo viene a valorar el Tribunal supremo, como la mejor solución para el menor. Eso sí, siempre se requiere que la guardia y custodia compartida sea pedida por una de las partes, no puede adoptarse de oficio por el Juez.

*GÓMEZ TOLEDO ABOGADOS-HISPAJURIS DEPARTAMENTO DE DERECHO CIVIL | www.gomeztoledoabogados.com