X
al golpito >

Las huellas y los desafíos de la vida – Por Rafael Lutzardo

   

Que puedo escribir que no hayan hecho otros anteriormente. Mi columna necesita de alternativas nuevas que puedan refrescar mi memoria y de paso, servirme como botellas de oxígenos que permitan motivar y activar mi imaginación, especialmente ahora que vivimos en una sociedad aislada de ilusiones y motivaciones. Un mundo, que aunque sea redondo, se presenta como un tablero de ajedrez con sus correspondientes fichas de rangos de poderes. Todo tiene su estrategia. Todo tiene un motivo. Navegamos entre un mar de olas, abrazados y cogidos de la mano para alimentarnos del aliento positivo de la vida y de cada momento.

Richard Bach, en su libro de Juan Salvador Gaviota, describe a través de una gaviota como es la vida de un modo representativo de lo que son las sociedades donde vivimos. En la actualidad si no eres y sigues las reglas de todos no puedes pertenecer a un grupo determinado. El autor nos dice mediante su obra que nunca abandonemos nuestros sueños, ya que para ser lo que queremos en la vida tenemos que perseguir esas metas, aunque no seas aceptada en algunos grupos, pero es más importante que seas feliz contigo mismo que con los demás.

“Busca la libertad total pero afronta las consecuencias que vayan con ella, aprende cada día más y trata de enseñar a los demás lo que has aprendido, ya que puedes aprender de ellos y ellos de ti. No te sometas a algo que te “corte las alas” para que sigas con tus anhelos en la vida; busca siempre la manera de continuar luchando. Por último, aunque a veces parezca que todo el mundo te da la espalda y estas solo; siempre habrá alguien que persiga lo mismo que tú; verás que al final tu vida vas a terminar como tú lo sueñas con perseverancia y dedicación”.

Del mismo modo, como diría el poeta Raúl Ocaranza: “mi mar es una mujer / enamorada / que me abraza con olas / y me desea con marejadas”. Una playa, unas olas, un atardecer, unas huellas sobre la arena de un lugar del planeta tierra que siempre marcará la historia de unos recuerdos inolvidables. Es el desafío del atrevimiento; el riesgo a lo desconocido y la renovación espiritual que muchos seres humanos necesitan en ciertos momentos de sus respectivas vidas, con objetivo de aliviar las tormentas de sus sueños e ilusiones.

Por último, mi amigo Cirilo Leal destaca en su profunda filosofía de la vida: “las fantasías son mecanismos para eludir el fracaso, pero también la victoria. De la fantasía a la acción, de la oscuridad a la revelación, de la mano de la ebriedad creativa, ese bastón de luz con el que nos hemos de apoyar para no tropezar con la vida”.