X
Educación >

Casi 110.000 alumnos vacían las aulas canarias contra la ‘ley Wert’

   

La jornada, con una concentración en la ULL, culminó con una manifestación por las calles santacruceras. / Ó.M.-J.G La jornada, con una concentración en la ULL, culminó con una manifestación por las calles santacruceras. / Ó.M.-J.G La jornada, con una concentración en la ULL, culminó con una manifestación por las calles santacruceras. / Ó.M.-J.G
<
>
La jornada, con una concentración en la ULL, culminó con una manifestación por las calles santacruceras. / Ó.M.-J.G

J. L. CÁMARA – AGENCIAS | Santa Cruz de Tenerife – Las Palmas

El sector educativo de Canarias mostró ayer su rechazo frontal al proyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Según datos de la propia Consejería regional de Educación, cerca de 110.000 alumnos no universitarios (109-160 estudiantes, el 70,33%) secundaron los paros en el Archipiélago, por sólo el 15,7% de los docentes (unos 3.300 profesores). Por provincias, en Las Palmas la cifra se situó en el 72,3%, mientras que en Santa Cruz de Tenerife, el seguimiento fue del 67,8%, según los datos recopilados del 41,1% de los centros. Mientras, un 87,95% del personal de la Universidad de La Laguna y un 39% del personal docente e investigador de la Universidad de Las Palmas también secundó la protesta contra la posible reforma.

La huelga, que se inició con concentraciones a las puertas de centros escolares y las dos universidades canarias, tuvo su epílogo en las manifestaciones que se llevaron a cabo en todas las islas -algo más de 1.000 personas en la capital tinerfeña-, cuyo seguimiento también fue significativo. En este sentido, el sindicato STEC-IC valoró positivamente el número de docentes que mostraron su oposición “contundente” a la LOMCE, una ley que según la organización sindical “responde a la ideología del PP en exclusiva, que pretende la privatización del servicio público educativo”. Además, STEC consideró que “dicha ley se pretende imponer a espaldas de todas las comunidades educativas”. En la misma línea se manifestaron desde la Federación de Enseñanza de CC.OO, quienes señalaron que los trabajadores de los centros y la comunidad educativa en su conjunto “ha demostrado, sobradamente, su rechazo al conjunto de medidas y recortes que el Gobierno viene poniendo en marcha para el progresivo deterioro de la educación pública, así como frente a los proyectos de modificación del marco legal educativo y las competencias de las administraciones territoriales”. “Modificaciones -agregaron las mismas fuentes- que pretenden el descrédito de los servicios públicos y de los profesionales, para favorecer la iniciativa privada, profundizando en la desigualdad social”. Por su parte, el vicepresidente y consejero de Educación, Universidades y Sostenibilidad del Gobierno de Canarias, José Miguel Pérez, pidió al ministro Wert “retirar” su propuesta y tratar de llegar a un proyecto “diferente”, que tenga acuerdo y consenso, “si es que realmente tiene intención de durar y no volver a las andadas”, espetó.

Para el consejero, el seguimiento registrado entre el alumnado y la clara oposición de las familias y estudiantes a las medidas del Ejecutivo popular, fue tan significativo que incluso duplicó las cifras de la última huelga contra los recortes en educación celebrada hace un año.

Mientras, la Plataforma Estatal por la Escuela Pública calificó de “todo un éxito en la historia reciente de nuestro país” la huelga general, cuyo seguimiento medio entre docentes y personal administrativo cifró en un 72%. Cantidad que el Sindicato de Estudiantes elevó al 90%, cuatro veces más que lo contabilizado por el Ministerio de Educación, que informó de que el paro fue secundado por menos de un 20% en todo el país.

Aunque en líneas generales no hubo episodios violentos, en ciudades como Valencia, Barcelona y Jaén se produjeron altercados entre estudiantes y policía, que acabaron con media docena de detenidos.En Madrid y en Barcelona se registraron las manifestaciones más multitudinarias, con miles de personas en las calles. En Canarias, en cambio, la normalidad fue la nota dominante en las aulas y en las manifestaciones.