X
entre cortados>

El matiz – Por Arun Chulani

   

Diferenciarse o morir. No en términos explícitos (o quizás sí: los tiempos que corren son inescrutables), pero tener la esencia que te diferencia del resto, el matiz que marca el distintivo, siempre es importante. Si no, que se lo digan al joven que hace unos días publicó en YouTube su currículum vitae. Ukelele en mano marcando su voz a ritmo de do, re, mi para contar todo lo que ha estudiado, todo lo que sabe. Metro de Barcelona como escenario, viajeros como público y que comience la presentación. ¿Su nombre? Enzo Vizcaíno, un periodista que busca trabajo. O buscaba, ya que, tras publicar el vídeo, no son pocas las ofertas que le ofrecen. Él, uno más, pero con el punto que hace falta para destacar. Originalidad como base del vídeo, ha sido tema de conversación esta semana, aunque no solo en mi círculo, claramente: 317.750 visitas tiene el vídeo en estos momentos. Y en él, su experiencia en redes sociales, formación complementaria, trabajo como becario… y becario, pero sin cobrar, que trabajar cobrando está sobrevalorado… Pero él no es el primero que busca otras vías para hacerse oír y darse a conocer. David Heredia es otro que quiso, hace un año, hacer ver por qué era un buen partido para ser contratado. Para ello, montó su cámara frente a sus abuelos y, a través de ellos, consiguió reflejarse y mostrar quién era. En los difíciles tiempos que corren, la materialización de la creatividad tiene un valor incalculable. Las ideas van y vienen, y, a veces, arriesgar e intentar es lo que hace falta. Demostrar que hay otras vías, que existen diferentes formas de expresarse, de conseguir lo que uno quiere, aunque no nos lo pongan fácil. Diferenciarse o morir. Truman Capote decía que “todas las personas tienen la disposición de trabajar creativamente: lo que sucede es que la mayoría jamás lo nota”. Y quizás no lo notamos porque no nos paramos a pensarlo, a buscar si hay un punto al que darle la vuelta y sorprender, emocionar y gustar. Encontrar ese matiz de imaginación dentro de nuestra cabeza y darle forma en la realidad visible, consiguiendo cualquier cosa que nos propongamos. Sin dejar de luchar, de poner empeño y de buscar otras formas de conseguirlo. El no ya lo tenemos. Si se puede conseguir el sí de algún… ¿por qué no buscarlo?

@arunchulani