X
CD TENERIFE >

¿Mejor primero en casa?

   

AFICIONADOS ASCENSO CD TENERIFE

El último ascenso del club a Primera División se materializó en el estadio de Montilivi, en Girona. / DA

ÓSCAR HERRERA | Santa Cruz de Tenerife

A la hora de decidir una eliminatoria, cuando ésta es a doble partido, hay quien tiene claro que prefiere jugar siempre el encuentro de vuelta en propio feudo. Se tiene la sensación de que jugándose algo importante, es mejor hacerlo en tu propio campo y con el apoyo de tus aficionados.

Ante el inminente play off de ascenso a Segunda División, y con la gran posibilidad de que el CD Tenerife lo dispute como primero de su grupo de Segunda B, el ascenso se decidiría a doble partido los próximos 26 de mayo y 2 de junio. Son muchos los que prefieren que el segundo partido se disputara en el Heliodoro, para celebrar dicho ascenso en casa y ante los miles de seguidores que seguramente se darían cita ese día en el estadio capitalino.

Pero la historia blanquiazul demuestra que los mayores logros en la reciente y más destacada trayectoria del CD Tenerife, han sido fuera de la Isla. En la temporada 1988-1989, los blanquiazules conseguían el derecho a disputar la promoción de ascenso a Primera División, tras haber quedado en tercer puesto en Segunda. Le tocó medirse con el Real Betis, decimoctavo en Primera. El partido de ida se jugó en el Heliodoro, con un resultado final de 4-0 para los tinerfeños, que el dos de julio ascendían en el Benito Villamarín tras caer por 1-0 y hacer valer el gran resultado del partido de ida.

La temporada siguiente (89-90), los blanquiazules quedaban en el puesto 18 en la máxima categoría, y tenían que jugarse su continuidad en Primera en otra promoción con el Deportivo de la Coruña, que venía de Segunda A. En la ida en el Heliodoro, el resultado fue de empate a cero, y una semana más tarde, el tinerfeñismo respiraba aliviado después de vencer en Riazor por cero a uno gracias a un gol del lagunero Eduardo Ramos, que certificaba la permanencia entre los mejores del fútbol español. La Copa de la UEFA fue testigo de grandes hazañas del Tenerife en sus dos apariciones en el torneo continental. En la temporada 93-94, el equipo de Jorge Valdano eliminaba al Auxerre francés después de ganar en la vuelta en campo galo por cero a uno, gol de Felipe Miñambres. La ida había acabado en empate a dos. En la siguiente ronda, el Olimpiakos griego fue el rival; dos a uno en el Heliodoro, y 4-3 para los helenos en su infierno del estadio Karaiskakis. El doble valor de los goles fuera de casa sirvió para que el CD Tenerife se plantara en octavos de final, donde fue eliminado por la Juventus, después de perder en Turín por tres a cero, y no poder superar ese amplio marcador, aunque terminó venciendo el CD Tenerife por dos a uno.

En la UEFA 96-97, el Tenerife de Heynckes superó al Macabbi de Tel Aviv. Ganó 3-2 en la Isla, y empató a uno en la capital israelí. Dos rondas más tarde, se vio las caras con el Feyenoord holandés: 0-0 en el Heliodoro, y pase a la siguiente eliminatoria triunfando en Rotterdam por dos a cuatro. Así sucedió con el Bronby danés: los nórdicos ganaban en la ida 0-1 en el Heliodoro, y el CD Tenerife se marcó un gran partido para doblegar en la prórroga a los daneses en el estadio Parken de Copenhaguen, y vencer por cero a dos. En la Copa del Rey, el Tenerife logró su mejor resultado en la edición de 1994. En octavos de final eliminó al Valencia ganando en Mestalla (2-3), en la ida ya había vencido por 3-1. En cuartos, el Real Madrid caía también ante los blanquiazules. 2-1 en la ida en Tenerife, y un rotundo cero a tres en el Bernabeu para apear al club blanco. Se caía luego en semifinales ante el Celta, perdiendo 3-0 en Vigo, y sólo pudiendo empatar a dos en casa. Otros dos ascensos de la entidad tinerfeñista también se dieron lejos de su estadio. En la temporada 2000-2001, el Tenerife entrenado por Rafa Benítez lograba ganar en la última jornada en Butarque al Leganés, un triunfo que dio el premio a los insulares . Ya en la campaña 08-09, el último ascenso a Primera División se certificó en Girona, donde el gol de Kome devolvía a la máxima categoría al representativo.

EL FIASCO ANTE LA PONFERRADINA

El último ejemplo de lo que es disputar una eliminatoria decisiva lo tenemos en el play off de ascenso de Segunda B a Segunda División A, fue hace un año, cuando el CD Tenerife llegó al importante encuentro que podría haber dado el ascenso a los blanquiazules, tras haber jugado primero en el estadio de El Toralín frente a la SD Ponferradina. Los bercianos derrotaron por uno a cero al equipo entrenado por Quique Medina, y en la vuelta, jugada en el Heliodoro Rodríguez López con todo a favor y 20.000 espectadores en las gradas del estadio capitalino, al conjunto tinerfeñista le pudo la presión y sucumbió por uno a dos ante el equipo de Claudio Barragán, que fue muy superior.