X
TRIBUNA > Fernando Clavijo

El momento es ahora – Por Fernando Clavijo

   

El pasado sábado, nacionalistas de todas las islas nos reuníamos en un encuentro en el que pusimos en valor la presencia de Coalición Canaria en las corporaciones locales del Archipiélago y avanzamos en el planteamiento de reformas en las administraciones públicas canarias, dejando claro nuestro rechazo al Proyecto de Ley para la Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local que pretende imponer el Gobierno del PP.

En mi intervención, en la que me acompañaron los secretarios generales de las diferentes islas, creí necesario incidir en algunas ideas que no deben dejarse de lado cuando hablamos de administraciones locales, las más cercanas al ciudadano.

Los municipios son la primera línea defensiva contra la crisis, la puerta abierta por la que entran las esperanzas y los problemas de los ciudadanos; el primer recurso al que se acude en caso de urgencia.

En el lado contrario, justo en el lado contrario de los intereses de los ciudadanos, está el Gobierno del Estado, que pretende vaciar, cada vez más, de competencias a las administraciones locales y llevarnos hacia un centralismo absoluto.

Y es importante señalar que se está rompiendo uno de los grandes acuerdos de la constitución de la democracia. La descentralización no solo es una manera de hacer más eficaz los servicios públicos. Es la respuesta que se dio al legítimo deseo de autogobierno de muchos pueblos de España. Es la pieza de un pacto que durante más de tres décadas ha servido para construir un estado de bienestar y mejorar la calidad de la vida de nuestros vecinos. Sin embargo, todas y cada una de las medidas que se han venido adoptando por el Gobierno de Madrid persiguen lo contrario: la merma de autogobierno de las administraciones que mejor funcionan y a quienes se quiere culpabilizar de un endeudamiento público del que no son responsables.

Coalición Canaria posee un valor incuestionable y es que es una formación que nació del pueblo y con el pueblo, y tenemos, por tanto, el deber de recuperar aquello que siempre nos ha hecho diferenciarnos: la cercanía y el compromiso. Pero hay que hacer autocrítica y admitir que el ejercicio de la gestión en tiempos de grandes dificultades nos ha alejado de la calle.

Lo urgente ha hecho que nos hayamos olvidado de lo importante. Y lo importante es no perder nunca de vista de dónde venimos y cuáles son nuestras raíces.

Debemos ser los portavoces de nuestros ciudadanos, la fuerza de los que no tienen fuerza y la voz de los que no son escuchados. Estos son los principios esenciales a los que nunca debemos renunciar y que deben guiar nuestro camino.

Hay que hacerlo mejor, porque en ello está comprometido el futuro de esta tierra. Tenemos muchos retos por delante. Principalmente, es nuestra obligación y la de todos los gestores municipales, atender a aquellos que cargan injustamente sobre sus espaldas lo más duro de la crisis.

Eso nos obliga a buscar nuevas fórmulas. Debemos dinamizar la economía local, potenciar y planificar más inversión. Debemos buscar recursos debajo de las piedras, allí donde los haya. Es nuestro deber trabajar duro para mitigar los efectos del desempleo y los recortes.

La solución a esta crisis pasa porque nos demos cuenta de que estamos trabajando sobre modelos caducos y agotados. Y el cambio demandado no puede ser superficial: tiene que ser un cambio profundo, un cambio de conciencias.

No prometamos nada que no vamos a poder cumplir. Pero hagamos aquello que podemos hacer. Y hagámoslo cuanto antes.

Se acabó el tiempo de los discursos grandilocuentes. Es tiempo de trabajar, de planificar para el futuro, de no pensar en políticas cortoplacistas. El que a estas alturas no esté ya arremangado trabajando es que no vale para esto y no merece la confianza de una ciudadanía que espera gestos eficaces. Gestos pequeños, cotidianos, pero que les sirvan.

Y espera esos gestos porque ya está harta de palabras.

Por eso, hay que estar en la calle. Hay que hablar, dialogar, escuchar y entender el clamor de la gente, que espera mucho más de nosotros. Y el momento es ahora.

Fernando Clavijo es Secretario General de Coalición Canaria en Tenerife