X
tribunales >

La mujer acusada de dejar morir a su hermano de hambre admite los hechos ante el Jurado

   

EFE | Las Palmas de Gran Canaria

La mujer acusada de haber dejado morir desnutrido y abandonado en la más completa suciedad y desatención a su hermano en marzo de 2010 en Telde (Gran Canaria) ha reconocido hoy los hechos que le atribuye el fiscal al comparecer ante el Jurado que la juzga por un delito de homicidio.

Su marido y su hija también han admitido que conocían la deplorable situación en la que se encontraba su pariente y no hicieron nada por ayudarle, como plantea la acusación pública, que imputa a ambos un delito de omisión del deber de socorro.

La confesión de los hechos por parte de los tres ha provocado que acusaciones y defensas hayan renunciado a todos los testigos que habían sido convocados por la Audiencia de Las Palmas a este juicio, de modo que solo mantendrá la comparecencia de los médicos forenses, para que ilustren a Jurado sobre cómo murió José R.C.

El fiscal Javier Ródenas ya ha adelantado a los jurados que van a escuchar informes y a ver fotografías de gran dureza, porque esta persona, que sufría una minusvalía psíquica y dependía de su hermana para las principales tareas diarias, falleció en unas condiciones “horrorosas”, como “un preso en un campo de concentración”.

La acusación pública ha subrayado que José R.C. perdió en pocos meses 60 kilos, que pesaba apenas 25 cuando falleció y que padecía tal falta de higiene y de cuidados, que incluso se le había formado una colonia de larvas de cucaracha en una úlcera de un tobillo.

La acusada Fabiola R.C., que se enfrenta a una posible condena de 13 años de cárcel, había asumido voluntariamente el cuidado de su hermano y cobraba la pensión de casi 1.200 euros mensuales que este tenía concedida, sin que destinase prácticamente nada de ese dinero a su bienestar, según el Ministerio Fiscal.