X
iglesia católica >

El Obispo de Cartagena destituye al cura de Churra tras el escándalo de unas fotos sexuales

   

EFE | Cartagena

El obispo de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, ha destituido a Javier Ruiz López, el párroco de la iglesia Nuestra Señora de la Encarnación de la localidad murciana de Churra, por unas fotografías de contenido sexual que circularon por Internet mostrándolo con los pantalones y calzoncillos bajados ante un joven.

El Obispado ha publicado en su página web un escueto comunicado en el que anuncia su decisión de destituir al sacerdote que desde 2003 llevaba esta parroquia de 3.518 habitantes.

Además, el obispo ha ordenado que se encargue de esta iglesia el Vicario Episcopal de la zona Pastoral Suburbana II y párroco de Santomera, Antonio Ballester Serrano, quién a las 20 horas de ayer ofició su primera misa en Churra con la asistencia de los padres de Javier Ruiz y de otros seis feligreses.

Ballestar ha dicho hoy a EFE que Javier Ruiz está muy sorprendido por todo lo que ha ocurrido con estas imágenes que han motivado su destitución, y que tiene previsto irse de esta localidad en la que reside en el plazo de uno o dos días.

El vicario dice que conoce a Javier desde hace muchos años y que está como él sorprendido y afectado por esta noticia alarmante, y que desconoce el tiempo que estará al frente de la parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación, en Churra.

El párroco asegura que “las imágenes son un montaje”

En una entrevista en Telecinco, el párroco que parece presuntamente en un vídeo de contenido sexual difundido en redes sociales ha calificado de “un montaje” estas imágenes, asegurando que “ni mucho menos son reales”, en una entrevista en Telecinco.

El párroco ha señalado que ha interpuesto una denuncia ante la Guardia Civil, que investiga las grabaciones. “Estoy esperando a que se haga justicia y ya está”. Según ha explicado, desconoce tanto la zona como a la otra persona con la que supuestamente aparece en el vídeo y atribuye a un “montaje” las imágenes publicadas. “Si querían hacerme daño, me lo han hecho”, ha apuntado.

El cura resaltó el apoyo de sus familiares y feligreses. “Está todo el mundo apoyándome, gracias a Dios me van a defender. Mis padres están como todo el mundo, destrozados”, ha explicado.