X
OPINIÓN >

Pancracio Socas, diez años en el recuerdo – Por Jonathan Martín Fumero

   

El 23 de mayo de 2003 la fatalidad hizo que Pancracio Socas nos dejara en medio de su mitin de cierre de campaña. Se fue en un instante, rodeado de los suyos, conmocionando la vida política durante esas fechas electorales y dejando una huella imborrable, no solo en su tierra, Santiago del Teide, sino en Tenerife y en todos los estamentos de su partido, Coalición Canaria.

Pancracio accedió a la Alcaldía el 9 de enero de 1988 y la mantuvo, con mayorías absolutas refrendadas por el pueblo, hasta su fallecimiento. Fueron quince años en los que transformó completamente el municipio de Santiago del Teide, que pasó de ser un enclave alejado y rural a un foco de atracción económica y crecimiento nunca conocido en la historia del municipio sureño.

En esos años se crearon centros juveniles, de la tercera edad y sanitarios, plazas, la escuela de fútbol, la banda municipal, la escuela de folclore, el centro de mayores Santa Gema, el centro de disminuidas psíquicas María Candelaria, la remodelación de toda la avenida principal de la zona costera y un sin fín de obras que hicieron de Santiago del Teide un referente en la isla de Tenerife. Con su carácter noble, abanderó la humildad y la cercanía como forma de hacer política y consiguió así, no solo el apoyo de sus vecinos, sino el reconocimiento dentro de su partido y abrir las puertas del municipio a inversión pública y privada en la mejor época que se recuerda. Su prestigio como alcalde creció exponencialmente, pero nunca dejó de ser la persona cercana, seria y próxima que fue desde que comenzó su carrera política.

Con 22 años tuve el honor de formar parte de la lista electoral en la que era, según sus propias palabras, su última legislatura, pero el destino le tenía preparada una inesperada y cruel despedida. Nos dejó súbitamente en la tribuna, después de agradecer el apoyo recibido ese día en una multitudinaria caravana y cierre de campaña. Su último aliento lo dedicó al municipio que le vio nacer, al que había convertido en un ejemplo para la isla de Tenerife y Canarias.

Diez años después de su fallecimiento el tiempo se ha encargado, por sí mismo, de darnos una perspectiva amplia del legado de Pancracio Socas. Su huella está en cada barrio, en cada rincón, y la importancia de sus mandatos se hace cada día más visible si comparamos sus años de gobierno y estabilidad con el lamentable panorama político en el que se encuentra el Ayuntamiento de Santiago del Teide actualmente. Las comparaciones serían, en este caso, más que odiosas.

Pero hoy no es el día de analizar la vergonzosa realidad de nuestro Consistorio; es el día de recordar a quien transformó Santiago del Teide, dejando su singular impronta; es el día de rememorar la figura de un gran alcalde y mejor persona, Pancracio Socas.

*PORTAVOZ DE CC EN EL AYUNTAMIENTO DE SANTIAGO DEL TEIDE