X
nacional >

Rubalcaba reclama a Rajoy un gran acuerdo para hacer frente a la dramática situación de España

   

EUROPA PRESS | Madrid

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha reclamado este miércoles al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que tome la iniciativa para impulsar un “gran acuerdo” con el que hacer frente a la situación de crisis en España, que ha calificado de “dramática”.

En el debate sobre el plan nacional de reformas y el programa de estabilidad en el Pleno del Congreso, Rubalcaba ha pintado una España “con miedo, desconfiada, pesimista” que requiere de acuerdos en los que participen Gobierno, sindicatos, empresarios, partidos políticos y comunidades autónomas para “poner en común cuándo y cómo” sale España de la crisis.

Se trata, ha explicado el líder del PSOE, de que el presidente impulse un diálogo que lleve a “diseñar el camino de salida” y “la España que queremos que salga de la crisis”, por lo que ha reiterado la necesidad de un gran acuerdo en lugar de, según le ha reprochado, “gobernar a base de decretos ley”, por lo que ha dejado claro que los socialistas tienen “voluntad de acuerdos, pero no de adhesiones” a las políticas que hasta ahora ha puesto en marcha el Gobierno.

“Yo creo que hay que hacerlo y es mi obligación proponérselo. Los acuerdos dan confianza al país, a los ciudadanos y en el exterior. Sé que es difícil, pero merece la pena que lo intentemos y por nuestra parte no va a quedar”, ha afirmado.

El secretario general de los socialistas ha reprochado a Rajoy no haber dado en su intervención en el Congreso “ninguna explicación” sobre el plan nacional de reformas y el programa de estabilidad así como describir un país que ha asegurado que no reconoce.

PIDE UN NUEVO PRESUPUESTO

Además, ha denunciado que, dadas las previsiones macroeconómicas del propio Gobierno, los Presupuestos Generales del Estado para 2013 ya no sirven y se han tenido que “corregir” sólo cinco meses después de ser aprobados. “Yo entiendo que se pueden modificar las previsiones, pero no puede dar ejemplo de eso porque nadie ha hecho ejercicios presupuestarios como el suyo. Han cambiado las cifras, sus previsiones, el déficit del que parten y al que hay que llegar”, ha criticado.

De este modo, ha pedido al Ejecutivo que apruebe y lleve después al Parlamento un nuevo Presupuesto que sea “real”, es decir, en el que se especifique “de dónde sale” el ajuste adicional de 3.000 millones de euros previsto para este año.

En este sentido, ha pedido al presidente que aclare si subirá el IVA en 2015, si los funcionarios “van a perder poder adquisitivo en los próximos años” a través de la “no actualización” de sus salarios y cómo se ahorrarán 2.000 millones de euros en las pensiones, y ha calificado de “disparate” el descenso en gasto educativo y sanitario, algo con lo que, según ha advertido, los socialistas nunca podrán estar de acuerdo.

Después de que Rajoy haya asegurado que la mejor noticia del programa de estabilidad que el Gobierno ha enviado a Bruselas es la moderación de la senda de déficit, Rubalcaba le ha respondido que en realidad esto se debe a que la UE “se ha dado cuenta” de que con el anterior ritmo de consolidación fiscal España “nunca” saldría de la crisis y aumentaría su recesión.

“Nos han cambiado el déficit porque han visto que con sus previsiones nos están llevando a la ruina. Este cambio en el calendario es el reconocimiento paladino de que se habían metido en una senda de austeridad que iba a llevar a mayor recesión. No tiene nada que ver con si cumplimos o no, sino porque han visto nuestras cifras”, ha señalado.

SISTEMA FISCAL COMO “UN QUESO GRUYER”

Rubalcaba ha dicho al presidente, frente a todos los ajustes, que España no tiene un problema de gastos, sino de falta de ingresos, lo que ha achacado sobre todo a la menor presión fiscal que la media de los países de la UE. Todo eso, ha lamentado, significa “fraude y un sistema fiscal que no funciona, que está hecho un queso gruyer”, por lo que le ha vuelto a pedir una reforma fiscal.

Y en cuanto al desempleo y las cifras que el Gobierno prevé para el final de su mandato, Rubalcaba ha comentado que con esto le están “dando la razón” cuando ha dicho en varias ocasiones que, de seguir con las políticas actuales “esta iba a ser una Legislatura perdida para el empleo”.

“Las previsiones son lo que ustedes pretenden alcanzar con la política que han diseñado. ¿No puede pensar que tiene que hacer cambios e inflexiones en sus políticas?”, ha preguntado el líder de los socialistas.

Así pues, ha exigido al presidente que impulse en la UE un cambio de la política económica hacia una que apueste por “un ritmo de consolidación fiscal más suave que permita acometer políticas de crecimiento”. De hecho, ha comentado que ha sido el propio Rajoy el que ya ha pedido cambios en Europa cuando reclamó el pasado lunes políticas que impulsen el crecimiento.

“Si hace eso le vamos a apoyar. Hay cosas que se pueden hacer de forma distinta”, ha dicho Rubalcaba, tras lo cual ha propuesto al jefe del Ejecutivo “renovar el acuerdo” entre PP y PSOE en política europea.

“RECAPITALIZACIÓN PREVENTIVA”

El secretario general del PSOE ha aprovechado este debate en el Pleno del Congreso para explicar el plan de reactivación económica que ha presentado su partido y para defender nuevamente el uso del dinero no utilizado del fondo de rescate a la banca, ya que, a su juicio, es dinero que, si no cambia la política económica, el Gobierno va a tener que utilizar otra vez dentro de un año. Es, ha reiterado, una “recapitalización preventiva”.

En este sentido, ha dicho que “hay mucha gente en España que piensa que hay dinero para los bancos y no para la gente”, por lo que se ha preguntado “cómo van a explicar” a los españoles si el Ejecutivo recurre de nuevo al fondo de rescate.

Asimismo, ha citado la moratoria de despidos por causas económicas que proponen los socialistas, una fórmula que, según ha indicado, ya se aplica en Alemania y consiste en que la empresa con pérdidas pague la mitad del sueldo del trabajador y la otra mitad corra a cargo del Estado.

Según Rubalcaba, es una medida que en Alemania “ha permitido ahorrar un millón largo de despidos” y ha adelantado que tendría “buena acogida” entre sindicatos y empresarios.