X
PROSPECCIONES PETROLÍFERAS >

El socio alemán de Repsol pone en venta su parte en las prospecciones

   

STENA DRILLMAXX SONDEOS PETROLEO

Navío sonda Stena Drillmaxx, similar al que empleará Repsol para realizar las perforaciones en Canarias. / DA

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

La empresa alemana RWE, una de las tres que, con Repsol, y la holandesa Woodside, forman el consorcio que buscará petróleo y gas en alta mar frente a Lanzarote y Fuerteventura, ha puesto en venta su participación del 20% en esta concesión del Ministerio de Industria, según ha confirmado a este diario el Gobierno de Canarias. En un documento dirigido a posibles compradores, la petrolera germana afirma que “está considerando” esta venta y destaca los atractivos de este proyecto, tanto por la “prolífica” cantidad de hidrocarburos prevista como por las “favorables” condiciones fiscales en España.

Así, la empresa alemana asegura que se trata de “unos activos de exploración de alta calidad”, con unos recursos 2petrolíferos prospectivos sin riesgo” de aproximadamente 1.390 millones de barriles, y detalla “tres prospecciones terciarias listas para perforar en la cúspide de estructuras salinas” con 482 millones de barriles de media.

En cuanto a los tributos que deba pagar este consorcio por tan suculento botín natural, RWE destaca “el ambiente fiscal favorable, con solo un Impuesto Sobre la Renta de las Sociedades, del 35%, y sin regalías especiales”, así como la “disponibilidad de diversos incentivos y privilegios tributarios excelentes para las actividades preliminares”.

En su argumentario de buenas expectativas de negocio para atraer compradores, la compañía germana no duda en destacar que la “reciente licencia y las actividades de negociación en la parte marroquí respaldan el atractivo de esta cuenca aún poco explorada, con importantes actividades de exploración planeadas en los próximos años”.

Sobre este asunto se pronunció ayer el comisionado de Autogobierno del Ejecutivo canario, Fernando Ríos, quien atribuyó el interés de RWE por vender su parte en este proyecto a que esta empresa quiere evitar el desgaste de imagen que supone el rechazo social y político existente en Canarias a estas prospecciones, teniendo en cuenta que para los alemanes Canarias es un destino vacacional masivo, sin olvidar -añadió el cargo gubernamental- que Alemania es un país con gran conciencia sobre temas medioambientales.

Ríos consideró que, a día de hoy, este conglomerado de multinacionales pagaría mucho menos del 35% de sus beneficios porque, como Repsol, se beneficiaría de “grandes deducciones fiscales” aplicándole el genérico Impuesto de Sociedades.

El proyecto

“Atractiva cuenca”. La firma RWE destaca que ha puesto los ojos, con Repsol y Woodside, en la cuenca de origen sedimentario Aaiún-Tarfaya, ubicada al oeste de Lanzarote y Fuerteventura, donde los sondeos se harán a no menos de 50 kilómetros de las islas y, según la empresa alemana, comenzarán “a mediados o finales de 2004”

Accionariado. La petrolera alemana precisa que cuenta con “una participación en nueve bloques consecutivos [cuadrículas marinas al oeste de las islas orientales] de la concesión, operada por Repsol (a través de su filial RIPSA, Repsol Investigaciones Petrolíferas, SA), con un 50% de participación efectiva y asociada con Woodside (el 30%)” y la suya, el restante 20%.

Historia. RWE recuerda que en 2002 se integró en esta concesión, que quedó suspendida en 2004 y se reactivó en 2012 por real decreto (del Gobierno de Mariano Rajoy a propuesta del ministro José Manuel Soria).