X
LÍNEAS DE MÁS >

La ‘urticaria diplomática’ europea – Por Gerardo Daniel Settecase

   

Argentina ya tiene reina. Eeehh, perdón. Holanda ya tiene reina. Es Máxima Zorreguieta, argentina y clara demostración del doble rasero de la diplomacia europea, pues no ha podido ser acompañada por sus padres en su entronización porque su progenitor, Jorge Zorreguieta, fue secretario de Agricultura durante la última y sangrienta dictadura militar de Argentina. Extraña urticaria diplomática por parte de una Holanda que colaboró con esa dictadura individualmente y a través de la entonces Comunidad Económica Europea, en intercambio comercial, otorgándole préstamos y autorizándole comprar armas para reprimir argentinos. Pero si Zorreguieta padre no debía estar en esos actos ante su pasado, tampoco debieran haberlo estado muchos otros invitados de este lunes. En especial los europeos, pues todos ellos conocían ya en 1977 las denuncias de los exiliados argentinos que vivían en Europa. Y otros tampoco debieron estar por su presente política, similar a la aplicada por los jefes de Zorreguieta padre. Como la representante de Marruecos, país que reprime, asesina y desaparece ciudadanos saharauis; o los de Baréin y Turquía, que aplican iguales métodos sobre sus ciudadanos. Pero todos compartieron la mesa real Orange. Es que Europa no padece esta urticaria diplomática con exdictadores y sus capitales expoliados a sus sociedades que se asilan aquí una vez huidos, o en activo remiten capitales y productos estratégicos cuyas ganancias no llegan a sus pueblos. Jorge Zorreguieta, declarado inocente en querellas cerradas ya en Argentina y Europa, no posee esas vacunas para afrontar la urticaria diplomática de Europa, y solo pudo ver por televisión la entronización de su hija ratificando, junto a cientos de millones de otros ciudadanos del mundo, el doble rasero diplomático de una Europa que alguna vez abrazó a Gadafi, y hoy a genocidas de América, Asía, el mundo árabe o África, sin padecer picazón alguna.

gerardoctkc@gmail.com