X
medio ambiente >

La Antigua, en Guatemala, opta a geoparque de la Unesco a propuesta de un tinerfeño

   

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

La ciudad colonial de La Antigua, en Guatemala, donde reposan los restos del Hermano Pedro, optará a que la Unesco la declare como el primer geoparque de Centroamérica, a propuesta del geógrafo tinerfeño José Juan Cano. Esta idea surgió hace un año durante la visita que Cano realizó a la excapital guatemalteca para organizar, junto al microbiólogo y etnobotánico Miguel Torres, la Ruta del Esquisúchil, el árbol que conoció la cultura maya y que plantó el santo nacido en Vilaflor.

Cano, que es profesor de la UNED en Tenerife y recientemente ha ingresado en la Academia de Geografía e Historia de Guatemala, planteó la conveniencia de que la ciudad guatemalteca, que es Patrimonio de La Humanidad desde 1979, aspirara a esta distinción, debido a los múltiples atractivos turísticos, culturales, históricos y naturales que convergen en la ciudad de La Antigua Guatemala, idea que instituciones públicas y el empresariado han asumido. Este título es otorgado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés) a aquellas regiones en el mundo que poseen un patrimonio geológico de importancia internacional y que se utilizará para el desarrollo sostenible de las comunidades locales establecidas.

Cano, con miembros del Comité Universitario Turístico de Guatemala, vecinos de San Cristóbal El Alto  y empresarios turísticos y profesionales turísticos

Cano, con miembros del Comité Universitario Turístico de Guatemala, vecinos de San Cristóbal El Alto y empresarios turísticos y profesionales turísticos./ DA

El geógrafo tinerfeño es asesor en turismo sostenible y patrimonio de varios ayuntamientos, y ha asesorado en Tenerife la recuperación y difusión de rutas tradicionales como la del Hermano Pedro, entre Vilaflor y la costa de Granadilla, o la de la cultura del plátano en San Juan de la Rambla, además de ser un estudioso de los senderos tradicionales de la Isla en la defensa de su rehabilitación y conservación para dinamizar la economía rural.

Para que La Antigua y su entorno pueda ser geoparque, inicialmente debe realizarse un inventario de los destinos turístico-geológicos importantes en el lugar, tales como manantiales, aguas termales, volcanes, cuencas de ríos y petroglifos, entre otros. “El proceso lleva aproximadamente dos años, pero ya lo iniciamos y se estableció una mesa de trabajo”, afirmó a la Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN) Pascu Robredo, presidente de la Asociación Destino Guatemala y miembro de la junta directa de la Fundación Valle de Panchoy.

El estudio sobre la importancia geológica estará a cargo de diferentes instituciones académicas, y adicionalmente debe acordarse con operadores de turismo, sociedad civil y empresarios las medidas a tomar para conservar el lugar. “La idea principal es que al determinarse un sitio con importancia geológica, los empresarios hagan una inversión en infraestructura turística que procure el desarrollo en las comunidades”, explicó Robredo.

La mesa de trabajo está integrada por representantes académicos de diferentes universidades, la Fundación Panchoy, la Municipalidad de La Antigua Guatemala, la Asociación Destino Antigua y el Instituto Guatemalteco de Turismo. “Lo más importante es generar un catálogo de interés turístico geológico”, añadió. El empresario mencionó que la idea podría ampliarse geográficamente hacia el Volcán Pacaya y al Lago de Atitlán.

En mayo de este año, el geógrafo tinerfeño ha impartido en La Antigua un seminario sobre geoturismo, ecoturismo e interpretación del patrimonio, al tiempo que ha participado en una mesa de trabajo sobre turismo sostenible. También impartió un foro empresarial sobre la propuesta del geoparque, y conoció in situ el parque Nacional del Volcán de Pacaya, que está activo, donde se reunió con el director de este espacio protegido. Otra de sus actividades fue una visita a la comunidad de San Cristóbal El Alto, a la que asesora Cano para desarrollar un proyecto de turismo comunitario desde hace un año.