X
LOS 88 MUNICIPIOS DE CANARIAS >

La ciudad del Drago – Por Ignacio González Santiago

   

Icod de los Vinos es un municipio canario situado en el noroeste de la isla de Tenerife, en un talud de pendiente suave, desde una extensa masa forestal de pino canario hasta el mar, con casi 10 kms de costa. Icod es conocido como la Ciudad del Drago, por el famoso drago milenario. Antes de la conquista de la isla, Icod era uno de los núcleos de población guanche más importantes de Tenerife. El último mencey de la zona fue Belicar, hijo de Chincanayro el grande, por eso este menceyato se llamó Ycoden, que quiere decir el lugar del hijo del grande. Los guanches encontraron en la orilla del mar, cerca de la cueva donde enterraban a sus muertos, la imagen de un santo que posteriormente, después de la conquista, durante el reinado de Belicar, bautizado Blas Martín, fue reconocido como San Marcos. La población europea se asentó inicialmente en Las Angustias, cerca del barranco de Caforiño, conocido antiguamente como el río de Icod, por la gran cantidad de agua que llevaba durante todo el año. El conquistador de Tenerife, Alonso Fernández de Lugo, construyó allí un ingenio azucarero, que impulsó la economía de la ciudad, por la importancia entonces del cultivo de la caña de azúcar. En 1798, Icod sufrió el peor incendio de su historia, que arrasó gran parte del pueblo, aunque la parroquia de San Marcos escapó milagrosamente del fuego. Los 24.000 icodenses se reparten entre el casco y los barrios de Buen Paso, La Mancha, Santa Bárbara, Cueva del Viento, Las Canales, San Marcos, La Vega, El Amparo y San Felipe, y otros núcleos de población más pequeños, San Antonio, La Patita, Los Piquetes, Redondo, La Centinela, Cruz del Tronco, Hoya Ana Díaz, mi mujer, Las Angustias, Buen Paso, La Florida, Llanito Perera, La Mancha, San Felipe, Cueva del Viento, Playa de San Marcos, Las Cañas, Las Canales, Palopique, Pueblo Nuevo, Las Abiertas, Fuente La Vega, La Vega, Cruz del Camino y Las Lajas. El casco histórico de Icod, declarado Bien de Interés Cultural, lo forman la Iglesia Matriz de San Marcos, declarada BIC, la Plaza Andrés de Lorenzo Cáceres, la Plaza de la Pila, el Convento de San Francisco, la Casa Museo Emeterio Gutiérrez Albelo, la Iglesia de San Agustín, la Casa de los Cáceres, la Ermita de San Antonio de Padua y la Ermita de las Angustias. El Drago de Icod es el símbolo de la ciudad, una verdadera reliquia vegetal y un imponente fósil botánico vivo, que fue declarado Monumento Nacional en 1917. Y aunque algunos, a mi juicio bienintencionados exagerados, le atribuyen miles de años de edad, lo más probable es que tenga unos cuantos menos, entre 500 y 600. Lo que en todo caso lo situaría en la época guanche anterior a la conquista. Otro monumento natural es La Cueva del Viento, la cavidad volcánica más grande de Europa, y la tercera del mundo, con más de 18 kilómetros conocidos. El escudo de Icod, concedido por Real Orden del 9 de noviembre de 1921, simboliza la historia, la geografía y la economía del municipio. Consta de dos cuarteles en forma cortada, el Teide sobre fondo azul, el Drago sobre fondo de plata y un blasón rodeado de ocho racimos de uvas, color de oro, sobre fondo de sinople. Además, los menceyes Belicar de lcod, Rosmeu de Daute, Pelinor de Adeje y Adjoña de Abona. Hoy, habría que incorporar también a Cheo, porque hay quien dice que lleva más años que el Drago. Pero esa seguramente es otra exageración.

*PRESIDENTE FEDERAL DEL CCN, ABOGADO, ECONOMISTA, MBA Y DIPUTADO EN EL PARLAMENTO DE CANARIAS | @ignaciogonsan" target="_blank">@ignaciogonsan