X
turismo en corto >

Compartiendo turismo – Por Francisco Rodríguez Serrano

   

Primero fueron los portales para compartir música y películas, lógicamente sin pagar por los derechos de autor. Parece que nadie se acuerda ya de Naspter, eMule y muchas más, donde los particulares se intercambiaban sus ficheros de canciones, películas y series de TV sin ningún control, y evitando ir al videoclub o la tienda de discos a comprar esos productos. Después llegó iTunes, donde por poco dinero (0,99 euros no es casi nada) sí que nos podíamos descargar la música, pero eso ya es otra historia. Ahora, los ficheros P2P (donde se comparte información entre los ordenadores interconectados) han llegado al turismo, y más concretamente para intercambiar apartamentos donde pasar las vacaciones, o incluso un fin de semana, y por supuesto a un precio mucho más bajo del que se pueda encontrar en un hotel. Pero el problema radica en que este uso turístico no está regulado, lo que da lugar a que cada persona decida “invitar” a un amigo a su casa, o incluso a un cuarto de su casa, a cambio de un precio. Con la nueva ley de alquiler, recientemente aprobada, los alquileres turísticos quedan fuera de la ley de arrendamientos, y es donde las web P2P para apartamentos están encontrando su lugar para que los propietarios de pisos puedan sacar un rendimiento a esos días en que ellos no usan su casa, y así alquilarla para vacaciones. Una oferta que ha servido para incrementar considerablemente el uso de la vivienda turística en los últimos años en España. Yo he usado recientemente este servicio para una estancia de 30 días en Alemania, y reconozco que me ha salvado las vacaciones, pero siempre estará quien lo ofrezca por periodos mucho más cortos, dejando al margen la legislación turística, y haciendo una clara competencia desleal.

*COFUNDADOR DE ROOM PROJECT | @pacorguezs