X

El Cotarro – Por José Carlos Marrero

   

REUNIÓN DEL G8 Y DEL G4
Mientras la muchacha y los muchachos del G8 se volvían a reunir esta pasada semana en Lough Erne (Irlanda del Norte), los otros muchachos, los del G4 se volvían a reunir en el restaurante Kazan de Santa Cruz de Tenerife… Para los que no conozcan a los dos, sepan que los del G8 son el estadounidense Barack Obama, la alemana Angela Merkel, el italiano Enrico Letta, el japonés Shinzo Abe, el canadiense Stephen Harper, el francés François Hollande, el ruso Vladimir Putin y el británico David Cameron, que fue el anfitrión…, y me imagino que el que pagó… Por su parte, los muchachos (todos machos) componentes del G4 son Javier González Ortiz, Carlos Alonso Rodríguez, Fernando Clavijo Batlle y José Manuel Bermúdez, que fue el anfitrión, pero que, en este caso (al menos por una vez), no fue el que pagó.

G4 RESUCITA EN KAZAN
El que unos amigos políticos (pero por encima de todo, amigos) vuelvan a reunirse sin problemas y con buen rollo es una cosa que debe agradar a todos, sean de su mismo color político o sus adversarios. Este es el caso del llamado G4 tinerfeño, que había pasado por algunas horas bajas y algunos distanciamientos en los últimos tiempos… El KazAn, con Fran Relea y Carlos Sánchez al frente (establecimiento galardonado con el premio de la Academia de Gastronomía de Tenerife como Restaurante del Año en sus premios de 2013), fue escenario del encuentro que, de forma paralela, encerraba una curiosa apuesta ganada por el alcalde chicharrero, José Manuel Bermúdez, a la vez que perdida (y pagada) por el alcalde lagunero, Fernando Clavijo, con la consiguiente alegría del consejero del Gobierno de Canarias, Javier González Ortiz, y el dentro de poco presidente del Cabildo, Carlos Alonso…

SABROSA APUESTA ENTRE ALCALDES
Resulta que en un encuentro anterior el alcalde de la capital tinerfeña, José Manuel Bermúdez, había manifestado que iba a saldar la totalidad de la deuda adquirida con los bancos el año 2011 por parte del ayuntamiento de la capital tinerfeña, para pagar a los proveedores de un golpe, ahorrando así al ayuntamiento la no desdeñable cifra de 17 millones de euros y, por tanto, bajando muchísimo la deuda general de la corporación santacrucera… Parece que a Fernando Clavijo le pareció un farol de su colega chicha y le dijo algo así como… “tú no vas a ser capaz de lograr esa machada”… Al envite, parece que José Manuel Bermúdez respondió… “¿Qué te apuestas, Fernando, una cena de las buenas y avisamos al G4?”… Y dicho y hecho… En este caso, el sano pique entre colegas alcaldes (y amigos) se transformó en una gastronómica apuesta.

BERMÚDEZ GANÓ… Y CLAVIJO PAGÓ
Por una vez y sin que sirva de precedente, ha sido el alcalde chicharrero el que ha ganado la apuesta a su colega lagunero, y Fernando Clavijo el que ha tenido que pagar y ha pagado laguneramente (o sea, religiosamente) estando, encima, en campo contrario… De todos modos y en cualquier caso, lo importante de la coña radica en que cuatro puntales de la política tinerfeña y canaria (repito que por encima de todo amigos) han vuelto a compartir mesa y mantel con muy buen rollo, solos y a solas… y trasegando información, reflexiones, inquietudes y vayan ustedes a saber qué y cuántas cosas más… entre sushi, makis, sashimi y nigiris… Por cierto que, como no podía ser de otra manera, el vino sí fue canario, un blanco Viñátigo Gual (DO Ycoden-Daute-Isora) que eligió, claro está, Carlos Alonso Rodríguez… Por cierto, olvidé comentarles que el merecidísimo premio individual 2013 de la Academia de Gastronomía fue para el chef Carlos Gamonal Jiménez, por toda su trayectoria profesional.

RICARDO TAVÍO, ILUSTRE TINERFEÑO
De lo que no puedo olvidarme esta semana es del emotivo y multitudinario acto celebrado el pasado martes en el cabildo tinerfeño, en el que su presidente, Ricardo Melchior, entregó el merecidísimo título de Hijo Ilustre de Tenerife a un muy estimado y polifacético Ricardo Tavío Peña, quien, saltándose el protocolo de una manera tan sencilla y agradable como campechana y simpática, ofreció a todos un discurso para grabar y guardar. Ricardo Tavío, para muchos el Pavarotti tinerfeño, nombró a casi todo el mundo del deporte, la música, el turismo y la política que le han acompañado a lo largo de toda su vida… Aunque sólo le faltó cantar, en su discurso Ricardo Tavío hizo todo un homenaje a su amigo y también gran cantante, Manuel Bello, hoy presidente de la Asociación Tinerfeña de Amigos de la Ópera (ATAO), para la que Tavío pidió (cosa que le honra) el apoyo de todos…

COFRE VIVIENTE DE ANÉCDOTAS
Y no olvidó Ricardo la anécdota de cuando se fueron al hermanamiento de la Arona de Tenerife con la Arona de Italia (junto al Lago Mayor) con, entre otros, el que era concejal de Turismo de Arona, Juan José Cheché Alayón Beltrán, y nuestro recordado, Bernardo Morales, delegado de DIARIO DE AVISOS en el Sur… Me contó Ricardo Tavío que, cuando estaba Cheché en el escenario comenzó gritando en italiano ¡Questo gemellaggio! (que viene a significar ¡este hermanamiento!) y, de la fuerza que le metió al discurso, va y se cae dentro del foso del escenario, saltando en unos segundos una invasión de aroneros para atender y rescatar a otro aronero, que no se había visto en la península itálica desde los tiempos de Calígula… Ricardo es un cofre viviente de anécdotas vividas por medio mundo, mientras que se promocionaba turísticamente la isla de Tenerife. ¡P’alante, amigo Ricardo!

FINAL PALMERO
Me fastidia terminar con esta noticia (sólo porque yo soy del Mensajero, como Bartolomé Méndez), pero lo cortés no quita lo caliente porque, por encima de todo, el protagonista de esta es un amigo de los de verdad. El ilustre veterinario, doctor Juan Francisco Capote Álvarez, tenisquista hasta la médula y tan seguidor del palmero equipo blanco como el recordado Antonio Méndez Pérez, nuestro recordado Enano Uno con Punto, se ha empeñado en internacionalizar al Tenisca y casi dar la vuelta al mundo llevando la camiseta con su escudo.

TENISCA, EN EL CÍRCULO POLAR ÁRTICO
El bueno (y puñetero) de Juan Francisco Capote (Capotín, para los amigos) no para de dar conferencias por el mundo en su calidad de presidente de la International Goat Association, IGA (léase Asociación Internacional del Caprino) y allá a donde va no olvida la camiseta de la SD Tenisca… Ya me ha mandado fotos con ella en Roma y Cracovia (Europa), Senegal y Cabo Verde (África), México (América), y ahora me manda una desde… ¡el Círculo Polar Ártico, en Noruega!… O sea que este cuadro palmero llamado Capote ya ha estado en tres de los cinco continentes paseando el buen nombre del Tenisca… En esta ocasión, además, la camisa tiene doble carga emocional porque se la regaló el gran Voltaire… A los dos ya deberían nombrarlos socios de honor..